EMOLTV

Blog de solteros: Conquistas en las redes sociales, ¿amores a la carta?

La psicóloga Patricia Collyer analiza una realidad que ya está instalada en el mundo: la búsqueda de un amor, romance o encuentro fugaz a través de internet.

19 de Mayo de 2016 | 10:23 | Por Patricia Collyer
imagen
Reuters
Cada día, en Chile se producen 11 millones de interacciones a través de la red Tinder. Esto significa que cotidianamente, los chilenos están buscando un amor, un romance o al menos un encuentro fugaz (sexual o amoroso) a través de tal gigantesca cantidad de mensajes enviados por sus celulares.

Tinder nació el año 2012 y fue la primera red en ofrecer el servicio de búsqueda de pareja a través del teléfono móvil. Hoy existe en 196 países, ya suma 50 millones de usuarios activos, que día a día ingresan a la aplicación habiendo generado en su historia la impresionante cifra de 10 mil millones de conexiones. Chile es el tercer país en Latinoamérica, después de Brasil y Argentina, que tiene más seguidores.

Y no es solo Tinder. También están Meetic, eDarling, Match, Badoo, Twoo, Yunu, Zoosk, Eat with me, American Friends, Datingdna, Meezoog, Latin Love, OK Cupid, Mingle2, Yo te conozco.com, Teencontre, AmorenLinea, SoyCompatible, PARSHIP, AmorEsporadico.com, Follamigos, Zenkiu, RomanceSecreto.com, Lesbonet, GayBook, entre otros centenares o miles de redes en todo el mundo que brindan similar servicio: facilitar el encuentro de una pareja.

Ya no basta con rezar y pedir que nos llegue un amor. Hoy, los adolescentes, los adultos jóvenes, los maduros, los jubilados, los divorciados, los casados, los homosexuales, las lesbianas, los transexuales, todos pueden contar con la ayuda del ciberespacio para emparejarse. O al menos, para encontrar prospectos de pareja.

La aparición de Internet nos cambió la vida en muchos sentidos pero quizás una de las repercusiones más fuerte en nuestros hábitos ha sido esto de poder pedir el amor "a la carta", y recibir ofertas en forma casi instantánea. Todo un vuelco en la vida amorosa. Ya no más esperar a que "la vida" diga cuando se dignará en presentarnos un amor. Ya no más esperar a que un amigo o amiga te presenten a algún candidato esquivo. Ya no más esperar que "el destino" haga su labor, o a resignarse a que tal vez no la haga nunca.

Hoy, el amor está a la vuelta de un mouse, un click, un mega o un giga. Hoy es cosa de registrarse y decir "Soy así y asá y busco una pareja así y asá". Y comenzará el juego. Las empresas, cada día más especializadas en la búsqueda casi científica de alguien afín a mis requerimientos, darán con un abanico de ofertas rápidamente. Y allí la preselección, el pulgar arriba o el pulgar abajo, cual circo romano amoroso del siglo XXI. Y rodarán cabezas y otras serán coronadas. Y muy luego, más de lo imaginable, estarás tomando café con alguno, o muchos, preseleccionados. De allí al pololeo, el noviazgo o el matrimonio, de acuerdo a los intereses de cada cual, no habrá mucho trecho.

Un estudio hecho en México detectó que el tiempo que toma entablar una relación es menor vía Internet que en persona. También concluyó que, en ese país, el 20% de las parejas que se conoció por alguna red, llegó al matrimonio. Otro estudio realizado en San Francisco por la red social Tagged concluyó que el 95.8% de la gente ha conocido a la persona con quien está saliendo a través de una red social.

Claramente, hay un nuevo paradigma. Ya no son los tiempos en que los "nerds" o las que "está dejando el tren" son quienes acuden a esta fórmula para conseguir la anhelada pareja. Para el psicólogo de la Universidad de Chile, Mauricio Rivera, utilizar estos sitios "es algo propio de los tiempos que estamos viviendo y, claramente, es una forma válida de conocer a otras personas".

Por su parte, la psicóloga de la Universidad Diego Portales, Pamela Soto, señala que "la forma de vida actual no privilegia los espacios de encuentros y hace difícil que las personas, a cierta edad, puedan encontrarse con otros y ampliar las redes; para ellos, internet es una gran opción". Precisa que también juega a favor del encuentro el que las personas que acuden a los sitios de citas lo hacen porque están con ganas de tener una pareja.

Un dato interesante del mencionado estudio mexicano: los menores de 20 años son los que más usan las redes, con un 47%. Una encuesta realizada por 3D de Collect GfK también reveló que en aquellos jóvenes de entre 15 y 24 años, internet es su nuevo campo de conquista amorosa. Un 31%, dijo concertar sus citas sólo por internet; a través de las redes, lo hacía el 21%; mediante chat, el 3%; a través del email, el 6% y por mensajes de texto, un 4%.

Una investigación realizada en Estados Unidos entre los años 2005 y 2012 entre 20 mil personas -de las cuales 7 mil se habían conocido por Internet- concluyó que las parejas que se conocen por esta vía tienen 25% menos divorcios y llegan a ser más felices. Según el estudio, la motivación de tener pareja y buscarse según las afinidades y no al azar, facilitaría un vínculo más duradero. De los encuestados, un 45% se había conocido en sitios de citas, un 21% en redes sociales, un 9,5% en salas de chat y un 6,7% por mensajería instantánea.

De acuerdo a diversas estadísticas, durante el año 2013 en Estados Unidos un 27% de las parejas que contrajeron matrimonio se conoció a través de internet. Según el académico de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Joaquín Ramírez, la cifra aumenta día a día. También precisa que, desde que una pareja se conoce por ese medio, tarda en promedio unos 18 meses en llegar al matrimonio en tanto que, de la forma tradicional, las parejas tardan unos 42 meses para lograr ese compromiso.

La empresa eDarling coloca a internet como el tercer recurso para buscar una relación. En los primeros lugares estarían las opciones "en un bar" o a través de "amigos comunes", algo que también confirmó un estudio de la Universidad de Stanford (California) y el City College de Nueva York, en el que preguntaron a más de 3.000 parejas cómo se habían conocido: el tercer lugar lo ocupó internet.

Birgit Ströbel, vicepresidenta de marketing de FriendScout24, una plataforma on line de pago (que son las que han ido desplazando a las gratuitas porque ofrecerían más seguridad por ser más selectivas), opina que este tipo de sitios constituyen un contexto muy facilitador para buscar relaciones. "Cuando vas teniendo más edad, hay más obligaciones y las salidas se reducen, por lo que hay veces en que no se propician encuentros".

Es claro que las redes de citas tienen más clientes del sexo masculino y también es un hecho que los usuarios abarcan todas las edades. En eDarling, por ejemplo, el 70% de los usuarios tiene entre 26 y 50 años; en FriendScout24, el 60% tienen entre 30 y 55 años, con un 60% de hombres y un 40% de mujeres. Meetic apuesta porque las mujeres puedan registrarse gratis para así, equiparar a los usuarios hombres. Según la empresa, los más activos están entre los 30 y 35 años, con un 45% de mujeres y un 55% de hombres. En el sitio Match.com, el 80% de los usuarios registrados tiene entre 25 y 60 años.

En España, la mitad de los 9 millones de solteros mayores de 18 años emplea internet para buscar pareja y formar una relación estable y cada año, la cifra crece más de un 7%. En Estados Unidos, el 76% de solteros y solteras ha buscado una cita en internet al menos una vez en su vida.

Respecto de los perfiles más buscados, las empresas de citas señalan que, obviamente, una chica de 25 años tiene el doble de seguidores que un hombre de 25 años. Pero a partir de un momento, las cosas cambian: un hombre de 46 años tiene más seguidoras que una mujer de la misma edad.

En suma, la búsqueda de pareja por internet ya es una realidad que se ha instalado en el mundo (al menos en el occidental ya que debemos recordar que, de los 7 mil millones de habitantes del planeta, solo 2.800 millones cuentan con esta herramienta para comunicarse). Ello ha traído una buena noticia: al menos en lo amoroso, hoy a nadie le falta Dios y éste está a un click de distancia.

Saludos,

Patricia Collyer, Periodista y Psicóloga de la U. de Chile.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo