EMOLTV

Cosmetoginecología, la especialidad médica que busca mejorar la autoestima íntima

El ginecólogo Jack Pardo, quien recientemente ganó un importante premio en esta área, explica en su blog cómo la cirugía íntima femenina puede complementar a la ginecología tradicional, para ofrecer a las mujeres un tratamiento integral y completo.

20 de Mayo de 2016 | 12:47 | Por Jack Pardo
imagen
Fotobanco
Un amigo me dijo hace poco en broma que me gané algo así como el "Oscar" en mi área de la medicina. Se refería al premio "Best Case Award", que me otorgó la Sociedad Europea de Ginecología Estética hace poco en una ceremonia realizada en Roma, tras analizar los casos quirúrgicos enviados por casi 200 cirujanos cosmetoginecólogos de 40 países.

Esta distinción fue por el "Mejor resultado estético quirúrgico" logrado en una paciente que sufría una hipertrofia severa asimétrica en los labios mayores debido a años de ciclismo. Tras la operación, pudo recobrar la actividad deportiva y sexual con completa normalidad.

Como dato anexo, puedo contar que antes de concurrir al congreso mundial donde se me entregó dicho premio, pasé a España a operar en forma privada a una mujer oriunda de Tánger (Marruecos) a la que le reparé un rejuvenecimiento vaginal que le habían hecho de manera inadecuada.

Esta distinción es como un cambio de paradigma en lo que durante muchos años, afortunadamente ya en el pasado, ocurría con la ginecología: algo de lo que se hablaba poco y que solía quedar limitado a lo funcional. Hoy, existe más conciencia de que las mujeres pueden pedir ayuda a su ginecólogo para resolver problemas tanto funcionales como estéticos.

Por ejemplo, el parto puede tener consecuencias en el cuerpo de la mujer, porque por su canal vaginal debe pasar la cabeza de la guagua, que es grande en relación a la pelvis femenina (comparada con el resto de los mamíferos). Por eso, existe la posibilidad de que tras el parto, queden dañadas las estructuras de sostén o lo que se denomina el "piso pelviano".

Esto puede producir incontinencia urinaria de esfuerzo (perder orina de manera involuntaria con algún esfuerzo) y/o el prolapso genital (caída de algún órgano pelviano como vejiga, recto, uretra, útero, a través de la vagina). Estas condiciones severas se tratan con cirugías bastante estandarizadas, como por ejemplo la cinta bajo la uretra que se usa desde hace casi 20 años de manera habitual. En el caso de los prolapsos, se tratan con cirugías convencionales con puntos de sutura o, en casos extremos, la instalación de mallas sintéticas que reemplazan el tejido dañado.

En casos leves a moderados, una de las manifestaciones es la percepción de una vagina amplia que disminuye el roce o sensación de placer durante el coito. Para esto se han diseñado tratamientos como la cirugía de rejuvenecimiento vaginal o el tensado vaginal con láser. Este último se hace en la consulta en dos sesiones de unos 15 minutos cada una, siendo absolutamente ambulatorio con vuelta a la vida normal de manera inmediata y tiene hasta 80% de resultados completamente satisfactorios para las pacientes.

Las secuelas de embarazos y partos -más la edad, déficit hormonal o nutricional, así como algunas condiciones particulares que se pueden presentar en algunas mujeres-, también pueden causar alteraciones estéticas genitales. Las más frecuentes son la hipertrofia de labios menores y flaccidez de labios mayores. Podemos agregar también excesos o déficit de tejido graso en la zona genital y pubis, así como pigmentaciones anormales.

Para todos estos casos existen soluciones destinadas a mejorar la calidad de vida general, sexual y de autoestima íntima. La medicina actual no sólo debe estar orientada a salvar vidas, sino que también optimizar la calidad de vida luchando contra el envejecimiento.

Actualmente la cirugía ginecológica tradicional puede y debe complementarse con la cosmetoginecología o cirugía íntima femenina, de manera que el tratamiento sea siempre integral y completo. Así se está entendiendo en las sociedades científicas relacionadas que de manera casi masiva ofrecen cursos y entrenamientos en múltiples congresos y cursos en todo el orbe.

Saludos,

Jack Pardo, ginecólogo especialista en uroginecología y cosmetoginecología.