EMOLTV

Con destacada presencia de arquitectura chilena se inauguró la Bienal de Venecia 2016

"A contracorriente", el pabellón nacional, estuvo a cargo de dos arquitectos de la Universidad de Talca, convocados por el curador del encuentro, el también chileno y ganador del Premio Pritzker 2016, Alejandro Aravena.

28 de Mayo de 2016 | 17:20 | AFP/Emol
SANTIAGO.- Plasmar algún problema presente en sus países; ese fue el llamado que el arquitecto chileno y ganador del Premio Pritzker 2016, Alejandro Aravena, hizo como curador de la XV Bienal de Venecia, que comenzó este sábado reuniendo lo mejor de la arquitectura actual a nivel mundial.

Los grupos de los distintos países respondieron a los requerimientos de Aravena, que, en el caso de Chile, estuvieron representados por el pabellón “A contracorriente”, a cargo de los arquitectos Juan Román y José Luis Uribe de la Universidad de Talca, y que fue inaugurado el jueves por el ministro de Cultura, Ernesto Ottone, y con la presencia del propio Aravena, de los seis equipos chilenos invitados, y del presidente de la Bienal, Paolo Baratta.

“La presencia de chilenos es consecuencia de un momento especial que se vive en Chile, con una masa crítica que ha podido contribuir a esto, equilibrando escasez de recursos, lo que obliga a ser muy estratégicos, a ser creativos, pero sin sacrificar calidad, en que aquello que se muestra tiene un estándar de nivel universal”, destacó entonces Aravena, sobre este pabellón ubicado en el Teatro Piccolo Arsenale, donde se encuentran también parte las intervenciones de los otros arquitectos chilenos que viajaron a Venecia: Teresa Moller, Cecilia Puga, Felipe Vera y Grupo Talca (integrado por Martín del Solar y Rodrigo Sheward).

Chile: La valentía de los pocos recursos


Por su parte, Román, premiado en 2015 con el Global Award de la arquitectura sostenible que concede la Locus Foundation de París, comentó de qué se trata el concepto de “A contracorriente”: "Son (15) proyectos realizados por estudiantes de esa zona (Talca) para obtener el grado de arquitecto. La mayoría son de escasos recursos, no han podido ni siquiera venir a Venecia. Estudiantes que están ligados cultural y económicamente con la tierra, lo que queda expresado en sus obras".

Una cortina de bolsas de plástico transparente cubre las paredes del pabellón, sumergiendo al visitante en el tema de la Bienal: la urgencia de una arquitectura más humana y sostenible. Y en el interior, están expuestas las 15 delicadas maquetas de casas y otras edificaciones diseñadas por los estudiantes, que incluyen en sus proyectos materiales locales e incluso desechos agrícolas y forestales.

Se trata de una "arquitectura funcional pensada para mejorar en forma concreta la calidad de vida de los habitantes. Ha sido muy valiente el jurado que nos seleccionó", explicó Román poco antes de que el ministro Ottone inaugurara el pabellón.

Además de una mención especial al pabellón de Perú, un premio a la trayectoria para el brasileño Paulo Mendes da Rocha, fue España el país que se llegó el premio del encuentro, el León de Oro, que fue entregado este sábado por su espacio titulado “Unfinished”, a cargo de Iñaqui Carnicero y Carlos Quintáns, y que se basó en las construcciones inconclusas que abundan en su país, a raíz de la crisis económica.