EMOLTV

Blog de padres: ¿Cómo aprenden los niños hoy?

Existen muchas metodologías y su elección muchas veces se hace en razón de lo que está de moda o de experiencias internacionales. No obstante, según Mª Paulina Schwarze Fraile, subdirectora de Editorial Caligrafix, lo principal en este tema sigue siendo la motivación que den los padres a sus hijos.

29 de Junio de 2016 | 11:54 | Por Mª Paulina Schwarze
imagen
Fotobanco
Desde su nacimiento, los niños aprenden del mundo que les rodea en una constante asimilación del entorno. En la medida que crecen se van perfilando las diferencias individuales en el aprendizaje; los niños no son iguales, incluso hermanos que van al mismo colegio y que han recibido el mismo tipo de educación, poseen aprendizajes diferentes. Por esa razón, lo primero es conocer al niño, saber cómo aprende y qué le gusta, y así determinar qué es lo más adecuado para él.

Los niños aprenden más y mejor cuando están motivados en aquello que quieren o necesitan aprender. Para que un niño pueda interesarse por algo necesita poder ver, manipular, experimentar y preguntar. Por lo tanto, el rol de lo emocional tiene mucho peso en el desarrollo cognitivo y el modo de aprender tiene relación con factores como la edad, la maduración y el estilo de aprendizaje.

Al plantearnos la pregunta de cómo aprenden los niños en la actualidad, se nos viene inmediatamente a la mente algo que está cada vez más presente en nuestro entorno: la tecnología. Se tiende a pensar que es de vital importancia que los niños desde pequeños aprendan a utilizar aparatos tecnológicos y, ante este escenario, muchos se han preguntado si hoy ha cambiado la manera de aprender y si es conveniente seguir utilizando las mismas estrategias que emplearon generaciones pasadas. Claramente vivimos tiempos de cambio constante, tanto por factores sociales, evolutivos y tecnológicos, pero es preponderante considerar que, en especial en los primeros años de edad, el principal aprendizaje de los niños vendrá de parte de los padres o cuidadores y de las experiencias que puedan proveerles.

Sin duda los niños de hoy están familiarizados con las tecnologías y aprenden a utilizarlas con mucha facilidad, de manera casi intuitiva. Incluso se cree que aprenden mucho más rápido a través de ellas, lo cual puede ser una ventaja como recurso educativo, sobre todo por la atracción que generan en los estudiantes. Sin embargo, resulta fundamental darles siempre un sentido pedagógico, es decir, que estén al servicio del aprendizaje y que no se conviertan en el único recurso

¿Cuáles son las nuevas metodologías?


La elección de los métodos de enseñanza no siempre se basa en los avances de la pedagogía y psicología educativa, sino en lo que está de moda o que se trae desde experiencias internacionales, sin las adaptaciones necesarias.

La implementación de nuevas metodologías, para llegar a ser adecuada y exitosa, debe contemplar el proceso de enseñanza y el desarrollo del niño. Es difícil hablar de una metodología única que sea efectiva en todos los casos. Lo más importante es centrar la atención en las necesidades de los estudiantes, considerando el contexto específico de la realidad educativa de cada país, zona o de cada establecimiento educativo y su contexto.

Las investigaciones sobre este tema no han podido probar que una metodología sea mejor que otra en cualquier situación de aprendizaje, ya que su eficacia depende de la combinación de diversos factores, como por ejemplo, objetivos educativos, características de los estudiantes, estilos de aprendizaje, particularidad de la asignatura, disponibilidad de recursos, número de alumnos por curso, tiempo disponible y disposición del aula, entre otros.

Sea cual sea la metodología, actualmente se privilegia desarrollar autonomía en los alumnos, y facilitar un aprendizaje más activo y significativo. El propósito es preparar a los niños y niñas para desenvolverse en un mundo en que ya no es prioridad memorizar una gran cantidad de contenidos, porque la información está disponible y al alcance de la mano, sino más bien en saber qué hacer con la información y cómo organizarla, logrando la competencia de aprender a aprender.

Algunas de las metodologías que predominan hoy en día son:

- El aprendizaje basado en la resolución de problemas: apunta a desarrollar aprendizajes activos a través de la búsqueda de alternativas de solución frente a situaciones problemáticas.

- Estudio de casos: desarrolla la adquisición de aprendizajes mediante el análisis de casos reales o simulados.

- Aprendizaje por proyectos: los estudiantes llevan a cabo la realización de un proyecto en un tiempo determinado aplicando habilidades y conocimientos previos.

- Trabajo colaborativo: los estudiantes interactúan para aprender y son los responsables de su propio aprendizaje y del de sus compañeros. No se trata solo de un trabajo cooperativo o grupal como se planteaba antes, en el que se daba una división de tareas con un rol protagonista del docente que diseñaba el itinerario, y mantenía el control de la estructura y de los resultados obtenidos. En este caso, la responsabilidad principal decae en los estudiantes que deben organizarse y potenciarse para el logro de los objetivos.

Ahora bien, independiente de la metodología utilizada y de manera transversal, en la gran mayoría de los establecimientos educacionales se utilizan las TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación), que implican el uso de variados recursos tecnológicos. Si bien son motivadoras para los estudiantes y brindan un sinfín de posibilidades, actividades, ideas y formas de interacción, es importante tener en cuenta que debe contemplarse su implementación significativa y en base a estrategias metodológicas sólidas. La tecnología es una herramienta a disposición de los docentes y que debe permitir la reflexión, la experimentación, el análisis y la creatividad, pues de otra forma, no se justifica su utilización y se puede caer fácilmente en usos poco efectivos.

¿De qué manera los padres pueden apoyar los aprendizajes de los niños?


El acompañamiento de los padres en los quehaceres escolares de sus hijos resulta muy fructífero siempre que se dé en contextos emocionales amorosos y entusiastas. Además, será favorable solo si está en sintonía con la metodología utilizada por el establecimiento educativo con el fin de evitar confusiones en los hijos.

Lo primero que se recomienda es indagar en el colegio respecto de cómo están aprendiendo, ya sea a través de entrevistas personales con el profesor o invitando a compañeros de sus hijos a realizar las tareas en su casa, para así observar la estrategias utilizadas para resolver sus actividades.

Una vez que se conocen las metodologías, se puede apoyar profundizando lo aprendido con diversas actividades que se orienten más a lo lúdico o a lo cercano a los intereses de los niños, de manera que los aprendizajes sean significativos y duraderos.

¿Qué acciones concretas se pueden llevar a cabo? Los padres pueden utilizar diversas instancias familiares para motivar y reforzar los aprendizajes, las que no solo fortalecerán el desempeño escolar, sino que también los lazos y la comunicación. Hay que considerar que el aprendizaje se da a través de diversas experiencias, por lo que resulta importante brindarles oportunidades para que sus vivencias sean enriquecedoras, como por ejemplo, visitas a museos o lugares históricos para contextualizar los contenidos, cocinar para comprender y aplicar aprendizajes matemáticos, caminatas para observar aspectos geográficos, flora y fauna.

Los padres también pueden hacer uso de la tecnología y mostrar a sus hijos cómo buscar información en internet, revisando fuentes confiables y ocupando este recurso de manera responsable y eficiente.

Más allá de buenos profesores (que es muy importante) creo que lo principal es la motivación que le dan los padres a sus hijos para que estudien. Más allá de las metodologías educativas que se utilicen para desarrollar los aprendizajes en los niños, lo principal es la motivación y la tranquilidad emocional que le den los padres a sus hijos.

Hoy en día los niños pueden desarrollarse de diversas formas, existe un mundo de posibilidades y de recursos, solo hay que tener presente que la mejor forma de aprender es a partir de lo vivencial, donde la base no es la tecnología, sino la motivación, lo lúdico, la confianza y el afecto.

Saludos,

Mª Paulina Schwarze Fraile, subdirectora de Editorial Caligrafix. Profesora de Estado en Castellano (PUC), Licenciada en Letras (PUC), Magister en Comprensión Lectora y Producción de textos (Unab).