EMOLTV

Ahora ellos llevan el velo: Padres, esposos y hermanos iraníes apoyan la libertad de las mujeres en redes sociales

Varios hombres han querido unirse al reclamo femenino por el derecho a no llevar el hijab en la vía pública.

03 de Agosto de 2016 | 08:34 | Emol
SANTIAGO.- En un país en el que miles de policías se encargan de vigilar el correcto uso del velo en las mujeres, tanto en la calle como al conducir un vehículo, las redes sociales parecen un espacio donde algunos pueden escapar a una regla que se remonta a la Revolución Islámica de 1979, cuando ellas fueron forzadas a cubrir su cabello.

Pese a que en mayo pasado 8 personajes del mundo de la moda de Teherán fueron detenidos por publicar contenido “inmoral” en Instagram –entiéndase como imágenes de iraníes sin el velo-, es amplio el número de mujeres que insisten en redes sociales con su lucha por descubrir sus cabezas cuando ellas estimen conveniente, tal como se observa en el grupo de Facebook My Stealthy Freedom.

Con más de un millón de seguidores, es posible ver decenas de fotos de mujeres iraníes que se quitan las ganas de no llevar el velo públicamente y desde internet, hacen ruido con su campaña por la libertad. Y no están solas. Allí, son varios los hombres –esposos, hermanos, padres y amigos- que se han unido a la causa y aunque sea de manera simbólica, entregan con sus fotos un espaldarazo a todas aquellas que han sido multadas o detenidas por ir con su cabello descubierto.

"Siempre me siento avergonzado por mi madre y mis hermanas. Tanto yo como mi padre estamos en contra del velo y es muy duro para ellas salir a la calle con hijab cuando hace tanto calor", comentó en la web uno de los iraníes que apoyan la causa femenina.

Cabe mencionar que el perfil de My Stealthy Freedom es administrado por la iraní Masih Alinejad, periodista que reside en Estados Unidos, desde donde intenta promover la libertad del uso del velo entre sus compatriotas. Entre las imágenes que se comparten en el sitio, se pueden ver casos extremos que enseñan a mujeres que han decidido rapar sus cabezas y vestir con ropas masculinas, de modo de ser confundidas con hombres en la calle y así, no ser amonestadas por la policía.