EMOLTV

Blog de padres: No dejemos atrás el espíritu del Día del Niño

Mª Paulina Schwarze Fraile, subdirectora de Editorial Caligrafix, recuerda cuál es el verdadero objetivo de la fecha que ayer se celebró en nuestro país.

08 de Agosto de 2016 | 12:47 | Por Mª Paulina Schwarze
imagen
Christian Zapata, El Mercurio
Ayer, miles de niños en nuestro país celebraron en grande su día. Sin embargo, en la actualidad, la conmemoración del Día del Niño se ha tornado en una fecha completamente comercial, olvidando para muchos su real sentido, de dónde proviene, por qué se celebra y dejándolo en el olvido cuando transcurre la celebración.

El Día del Niño es una fecha que se celebra en todo el mundo, teniendo como finalidad que los más pequeños del hogar sean quienes reciban una completa dedicación, tanto con atenciones y regalos, o actividades públicas y privadas, demostrando que ellos han sido, son y serán los reyes de la casa y la alegría del mundo.

Si bien en cada país existe una fecha distinta para celebrarlo, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 20 de noviembre de 1959 como el Día Internacional de los Derechos Universales del Niño. En el Día del Niño, entonces, se invita principalmente a realizar actividades que promuevan el bienestar de la niñez.

A partir de 1990, Chile junto con otros 57 países, comienza a ser parte activa de la lucha por los Derechos del Niño, gracias a lo cual muchas situaciones han ido mejorando a través del tiempo, aunque sin lugar a dudas, queda mucho por hacer, en especial en la consagración de la fraternidad y la comprensión entre niños y niñas del mundo.

A partir de lo anterior, se hace sumamente importante considerar esta celebración como un generador de conciencia acerca de la problemática que se vive a nivel mundial con muchos niños, quienes no son respetados dentro de la misma comunidad en la que se desarrollan o simplemente no son considerados como seres humanos.

Como padres y educadores no debemos olvidar el objetivo de la creación de esta fecha, y conversarlo con nuestros niños explicándoles que no necesariamente se celebra con regalos o un sólo día, y así motivarlos a realizar actividades al aire libre con la familia y amigos sin importar la época del año, lo que se hace mucho más valioso al recordarles el verdadero significado que hay detrás.

De este modo, en conjunto podremos construir una sociedad mucho más justa para el desarrollo y crecimiento de los niños, donde sean tratados con respeto, dignidad, amor y protección, promoviendo la cultura y eliminando la vulneración de sus derechos.

Saludos,

Mª Paulina Schwarze Fraile, subdirectora de Editorial Caligrafix. Profesora de Estado en Castellano (PUC), Licenciada en Letras (PUC), Magister en Comprensión Lectora y Producción de textos (Unab).