Polémica en Rusia por férrea defensa de la mutilación genital femenina hecha por autoridades musulmanas

"Se hace para aplacar la fogosidad femenina", sostuvo el muftí Ismaíl Berdíev. Por su parte, el imán de la mayor mezquita de la República de Daguestán, agregó que el objetivo de la práctica es "sofocar el frenesí y el deseo sexual en las niñas".

17 de Agosto de 2016 | 09:03 | EFE

La ablación se realiza en niñas de menos de tres años, la mayoría de las veces sin esterilización ni anestesia. Se considera un procedimiento necesario para que las menores se conviertan en musulmanas.

AFP (imagen referencial)
MOSCÚ.- La defensa de la mutilación genital femenina por parte de un muftí, provocó una agria controversia en Rusia, donde una organización de derechos humanos denunció que esa práctica aún pervive en lugares remotos del Cáucaso.

"Por lo que yo sé, eso . No afecta de ninguna manera a la salud", dijo el muftí Ismaíl Berdíev, presidente del Centro Coordinador de los Musulmanes del Cáucaso Norte, a una emisora local.

Berdíev hizo estas afirmaciones justo después de que se publicara un preocupante informe que habla de que decenas de miles de mujeres han sido sometidas en los últimos años a mutilaciones sexuales en la república de Daguestán.

Esa operación, que se lleva a cabo en muchos casos sin esterilización ni anestesia, se realiza en niñas de menos de tres años con el consentimiento de la familia y la previa aprobación de los líderes musulmanes locales.

La demostración de que ésta es una práctica arraigada en la sociedad rural daguestaní es el hecho de que la Defensora del Menor, Intizar Mamutáeva, fue destituida esta semana justo después de llamar a las fuerzas de seguridad a tomar cartas en el asunto.

"La ablación es una violación de los derechos del niño. La ley puede dictar un castigo por atentar contra la salud del menor. Éste es un tema legal. Hablamos de proteger la integridad física de las niñas. Se trata de un acto de violencia", dijo.

La organización Iniciativa Legal sobre Rusia, que se ocupa de velar por la defensa de los derechos humanos en el Cáucaso, destaca que la ablación es propia de zonas montañosas donde la ley musulmana (sharia) es seguida casi al pie de la letra.

"Es una práctica típica de Daguestán", república bañada por el mar Caspio, insistió Berdíev.

Procedimiento doloroso y que muchas veces causa esterilidad


Según el informe, cuyos autores viajaron a la zona para entrevistar a mujeres víctimas de esta aberrante práctica, la mayoría vinculan dicha mutilación con el islam.

"La ablación debe hacerse para que la niña se convierta en musulmana"; "es necesario para que la niña empiece a rezar"; "la mujer debe volverse más humilde y resignada" o "aquella que es mutilada irá al paraíso", apuntan las entrevistadas.

Al contrario de lo que se puede suponer, las propias mujeres son firmes partidarias de mantener viva la tradición y traspasar ese salvaje ritual las próximas generaciones, independientemente de su crueldad.

"Nosotros lo hicimos y yo ya se lo he hecho a mis hijas y nietas. Todas las musulmanas deben hacerlo", sostienen.

Los activistas también la relacionan con el sentido de pertenencia a la comunidad, donde la reputación de la familia tiene una importancia incalculable y está estrechamente ligada a esa práctica.

"Fue muy doloroso. Tuve una infección, no pude tener hijos y mi marido me dejó", comentó una de las víctimas; mientras otra recordó que "todo lo que se hace según la 'sharia' es bueno".

Los médicos locales, que no dudan en tachar de "salvajismo" la ablación, advierten sobre el peligro de la práctica sin la participación de especialistas y el uso de equipos médicos modernos.

"Es un procedimiento innecesario y peligroso. Puede producir infecciones. Más aún cuando no se respetan las mínimas condiciones sanitarias. Incluso con los niños ha habido casos de problemas graves e irreparables cuando la circuncisión no la han hecho médicos", señalan.

Mientras, los juristas lo definen como "un atentado contra la salud, pero se trata de un problema local y la ley no lo regula".

El imán de la mezquita de Majachkalá, la mayor de la república, insiste en que la ablación es, según la corriente del islam que impera en Daguestán, "casi obligatoria".

"Si no lo hacen, están cometiendo un pecado", afirma el imán, con el que no coinciden algunos líderes religiosos locales, según explica el informe.

El objetivo es "sofocar el frenesí y el deseo sexual en las niñas", independientemente de si la operación puede causarles traumas físicos y psicológicos, garantiza su castidad antes del matrimonio y su fidelidad después, y le garantiza un buen partido.

"Se puede hablar de la pérdida de la función sexual cuando la niña se hace mayor, pero lo que está claro es que el corte del clítoris, la mutilación, las cicatrices, todo esto lleva a perder la sensibilidad", aseguró un ginecólogo, quien pronosticó que esas mujeres no podrán nunca disfrutar del sexo ni tener un orgasmo.

El Comité de Derechos Humanos (CDH) adscrito al Kremlin aseguró que investigará este asunto, para lo que involucrará a médicos, expertos en derecho penal y estudiosos del islam.

"Es una práctica bárbara", señaló Anita Soboleva, presidenta de la comisión de derechos sociales del CDH, quien teme que un exceso de resonancia haga que esa tradición se propague a otros lugares del Cáucaso norte donde ahora no existe.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores