EMOLTV

Cuenta de Instagram es un éxito rememorando el estilo de la noventera "Nanny"

Una mujer quiso rescatar el legado estético que dejó en la retina de los televidentes la niñera de Brooklyn. Más allá de su voz nasal, Fran Fine representa un repaso de la moda de toda una década.

17 de Octubre de 2016 | 12:00 | Emol
SANTIAGO.- Durante la década de los 90, no pocos crecieron viendo las aventuras de una niñera de Brooklyn trabajando en el barrio más exclusivo de Nueva York. La voz de Fran Fine fue prácticamente parte de la banda sonora de esos años, y hoy se hace prácticamente imposible recordar la serie “The Nany” sin escuchar ese sonido nasal, diciendo: “Mister Sheffield!”.

Pero, ¿qué hay de todas esas tenidas que estrenaba cada capítulo Fran Fine? Cada semana un traje más ostentoso, más ajustado, una falda más corta y unos zapatos de apariencia sospechosamente exclusivas. Los Dolce & Gabbana, Marc Jacobs y Moschino que vestía la nanny hacían pensar que la mejor opción en la vida era irse a tirar cuirrículum de niñera a Nueva York.



“Fran Fine llevaba un montón de ropa que vestían las súper modelos de los 90 en las pasarelas”, aseguró Shanae Brown, la encargada de la cuenta de Instagram @whatfranwore (lo que Fran vistió), y que a la fecha ya cuenta con más de 74 mil seguidores gracias al homenaje al legado en la moda que la niñera de Brooklyn hizo para toda una generación.



“Creo que al ver a Fran (en la pantalla), vistiendo lo mismo que las modelos, hizo de esos trajes piezas más cercanas y accesibles para las mujeres comunes y corrientes. Ella se puso vestidos cortos, faldas, usó estampados muy atrevidos y ni se inmutó por lo que la gente opinara sobre si estilo loco”, aseguró Brown a I-D Vice.



La admiración de Brown hacia el estilo del personaje de Fran Drescher la anima a ser muy acuciosa con su trabajo en la red, y se preocupa de buscar quién es el diseñador detrás de cada traje de la niñera y hasta a qué temporada de moda pertenece.

Tal vez valga la pena repetir algunos capítulos de la serie, finalizada en 1999, con una mirada más estética y de paso, reírse con las carcajadas nasales de la protagonista.