Blog de padres: Analfabetismo sexual, el mal que pone en riesgo la salud de los jóvenes chilenos

"Las preguntas que se están haciendo cotidianamente los jóvenes deben tener respuesta", plantea la psicóloga Patricia Collyer. En ese sentido -agrega-, el manual de sexualidad lanzado por la Municipalidad de Santiago, sí puede ser un instrumento útil.

20 de Octubre de 2016 | 11:57 | Por Patricia Collyer
Claramente, la ignorancia es un factor de riesgo. Si no basta mirar los resultados del último estudio del Ministerio de Salud sobre conducta sexual en los adolescentes chilenos. Dramático. Entre los años 2009 y 2013, el porcentaje de VIH-SIDA subió entre los jóvenes de 15 a 19 años en un 74,1% respecto del período 2005-2009. Aún peor. Las cifras mostraban una tendencia porque el alza venía desde 1999. Entre este año y el 2003 se detectaron 168 casos, en tanto entre 2009 y 2013, se dio un total de 390 casos de SIDA en ese grupo etario. Es decir, un alza acumulada del 132%.

La Jefa del Programa Nacional de Prevención y Control de VIH-Sida del Ministerio de Salud, Edith Ortiz, señaló al publicarse el estudio que persistía el sexo desprotegido entre los adolescentes. Por ejemplo, sólo un 50% de los jóvenes entre 15 y 19 años utiliza el condón en su primera relación sexual.

El aumento de contagio entre los jóvenes es tan grave que el Ministerio de Salud decidió revisar sus políticas de prevención para adolescentes, las que son parte de la Estrategia Nacional de Salud. La titular de la cartera, Carmen Castillo, incluso indicó que el Ministerio trabajaba en una modificación a la Ley de SIDA para otorgar mayores facilidades a los adolescentes para realizarse el examen de VIH.

David Palma, Coordinador de Ciencias y Educación de la Fundación "Iguales", atribuyó a la "ineficiente y dispar" educación sexual entregada en los sistemas escolares la causa principal del incremento del SIDA entre los jóvenes. Palma precisó que, al "no discutirse los temas de sexualidad desde la infancia, no se ataca el problema de la falta de una cultura de autocuidado desde las primeras etapas de la adolescencia".


El tema del mayor contagio entre la población joven no es, en todo caso, privativo de nuestro país. En el mundo, al día se dan aproximadamente 5.000 nuevos casos de VIH-SIDA de los cuales un 30% afecta a jóvenes entre 15 y 24 años. Aunque, felizmente, la tasa de contagios ha disminuido a nivel planetario, lo contrario de lo que ha ocurrido en Chile. Según cifras recogidas el año 2015 por el Programa de Naciones Unidas para el VIH/Sida, los nuevos contagios en el mundo han disminuido en un 35% desde el año 2000, siendo mayor la baja entre los niños, con un 58%. En Chile ha aumentado en los últimos 10 años, con un peak de contagios el año 2011.

El estudio del Minsal sobre jóvenes y SIDA publicado el 2015 fue tan devastador que, entre otras medidas, el Instituto Nacional de la Juventud comenzó a trabajar en conjunto con el Ministerio de Salud generando, entre otras iniciativas, espacios de participación juvenil para promover la información sobre derechos sexuales y reproductivos. Asimismo, se entregaron gratuitamente más de cien mil preservativos.

¿Por qué la enfermedad crece tanto en Chile, especialmente entre los jóvenes? Se señala que la falta de educación sexual sería una de las causas. Por ejemplo, no existe un programa de educación sexual en las bases curriculares del Ministerio de Educación. Magdalena Rivera, médica sexóloga especialista en educación sexual, responsabiliza a la influencia de la Iglesia y grupos conservadores el frenar los programas y apuntar a que los jóvenes inicien su sexualidad después del matrimonio.


Quizás por ello, el Manual "100 preguntas sobre sexualidad adolescente" que lanzó recientemente la Municipalidad de Santiago -a pesar de crear anticuerpos en algunos sectores- puede ser un instrumento útil dentro del contexto en que viven su sexualidad los jóvenes chilenos. Ellos están en riesgo. Porque no saber siquiera cómo prevenir el contagio del SIDA, que puede ser mortal si no se detecta a tiempo, es algo grave. Las preguntas que se están haciendo cotidianamente los jóvenes deben tener respuesta. Y no solo a través de internet, en sitios de dudosa confiabilidad y seriedad, y que constituyen los primeros lugares a los cuales pueden recurrir cuando no hay acceso a otras redes serias, científicas y oficiales.

Entre nuestros jóvenes hay analfabetismo sexual. Nadie les ha enseñado a leer ni escribir en clave sexo. Esa es una razón fundamental para estar en la mira, ya sea del SIDA, de enfermedades de transmisión sexual, de embarazos inesperados y no deseados. Eso son males más graves que la supuesta disociación que podrían hacer entre amor y deseo carnal. Primero hay que enseñarles el abecedario que los proteja y les permita llegar a la adultez y no sucumbir ante un VIH-SIDA. Después tendrán todo el tiempo para la vida, la pasión y el compromiso. Es decir, para los matices.

Patricia Collyer, periodista y psicóloga, U. de Chile.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores