EMOLTV

¿Piensas ir al Oktoberfest? Te damos 7 datos clave sobre el consumo de cerveza y la salud

Si quieres probar los productos con que las cervecerías artesanales y marcas industriales quieren conquistar a nuevos clientes, es conveniente que antes leas esto.

29 de Octubre de 2016 | 10:02 | Emol
imagen
AFP
SANTIAGO.- El pasado 27 de octubre comenzó en Malloco el principal evento cervecero que se realiza en Chile: el tradicional Oktoberfest. Durante 10 días, cervecerías artesanales y marcas industriales tratarán de conquistar a los cerca de 100 mil asistentes que se esperan para esta edición, y que podrán probar las diferentes alternativas con gastronomía típica alemana.

¿Has pensado asistir? Si es así, a continuación te damos siete datos clave sobre el consumo de cerveza que vale la pena tener en cuenta si quieres cuidar tu salud.

1.- Fíjate en la graduación alcohólica


Jessica Liberona, nutricionista de la Clínica Universidad de los Andes, explica que las calorías van en directa relación con los grados de alcohol que tenga una bebida, es decir, mientras más grados de alcohol, más calorías tendrá. "Una lata de 350 ml de cerveza tradicional con 5 grados de alcohol, tiene en promedio unas 122 kilocalorías. Y las que tienen 12 grados de alcohol, van a tener unas 290 kilocalorías", grafica la especialista. En este sentido, si tu idea es evitar los kilos de más, deberías elegir la cerveza que tiene menor graduación alcohólica.

2.- No des rienda suelta a tu sed


Liberona señala que estudios internacionales han determinado que, para quienes consumen alcohol de manera regular, lo aconsejable son 350 ml o un vaso de cerveza en el caso de las mujeres y dos vasos de la bebida para los hombres. Esta recomendación de consumo está basada en el riesgo cardiovascular, explica la nutricionista.

3.- Bébela más temprano que tarde


El organismo humano siempre intenta quemar lo más rápidamente las calorías que consume. Por esta razón, sí existe una diferencia entre beber una cerveza a la hora de almuerzo o consumirla en la noche. "Si se consume a la hora de almuerzo, la persona tiene más posibilidades de gastar las calorías que aporta la cerveza a lo largo de la tarde", dice la especialista.

4.- Acompáñala con alimentos poco calóricos


Como la idea es disminuir la ingesta calórica, lo ideal es que la comida con que se acompañe la cerveza no sea tan contundente. Una mala noticia si te imaginabas con un vaso de cerveza en una mano y un embutido típico alemán en la otra.

5.- Prefiere las menos procesadas


Aunque cueste creerlo, la cerveza contiene vitaminas del complejo B y flavonoides, los cuales protegen al organismo contra el daño que producen los radicales libres. Sin embargo, estos nutrientes se van perdiendo en las diferentes etapas del proceso de elaboración industrial de esta bebida. Por esto, Liberona sugiere optar por las más naturales -las artesanales-, las que tendrán una mayor concentración de vitaminas y flavonoides.

Eso sí, la nutricionista resalta que aunque los flavonoides presentes en la cerveza son similares en cantidad a los que contiene una copa de vino, no son los mismos tipos de antioxidantes. "En cantidad (de flavonoides) se puede decir que son equivalentes, pero el tipo de antioxidante es distinto y el de la copa de vino sigue siendo mejor", explica.

6.- Celiacos y diabéticos deben tener precaución


Aunque actualmente existen cervezas fabricadas a base de diferentes granos -quínoa, por ejemplo-, no está de más recordarles a quienes tienen alguna intolerancia conocida, como los celíacos y el gluten, que miren la etiqueta de la cerveza antes de beberla. Con esto evitarán malestares posteriores.

En el caso de los diabéticos, en especial los de tipo 1, la precaución debe ser mayor, ya que -según advierte la especialista- pueden experimentar hipoglicemias o bajas abruptas en sus niveles de azúcar en sangre. "Esto les puede ocurrir con la cerveza y con cualquier tipo de alcohol en general", agrega. En este sentido, señala que "siempre se pone énfasis en que el paciente que tiene diabetes y va a consumir alcohol, primero lo haga con moderación y segundo que siempre sea acompañado de alimentos".

7.- Desmitificando el origen de la "ponchera de cerveza"


Liberona aclara que las calorías que aporta la cerveza y el alcohol en general, no quedan almacenadas en la zona abdominal, en lo que popularmente se conoce como "ponchera de cerveza". En este sentido, explica que cuando se bebe alcohol junto con el consumo de una comida abundante -un asado, por ejemplo-, lo que ocurre es que el organismo primero recurre a la energía que obtiene de las calorías del alcohol, en tanto almacenará las que contiene la comida con el consecuente aumento de peso. "Es por eso que los hombres que son buenos para la parrilla y la cerveza, tienen como característica un abdomen más prominente", añade.
Recomendados Emol