EMOLTV

La industria de la muerte: ¿Hay que cotizar precios antes de morir?

En sociedades donde su población está envejeciendo a ritmos sin precedentes, es normal que se abran nuevas alternativas para ver las opciones más rentables al fallecer. Este es el caso de Nueva York.

10 de Noviembre de 2016 | 09:35 | NYT
imagen

En EE.UU. la tendencia es la aparición de sitios online que reúnen una base de datos de los precios de los servicios funerarios, para ahorrarse la visita presencial.

Rubén García, El Mercurio.
NUEVA YORK.- Morir y estar muriendo puede ser costoso, pero rara vez es visto como un negocio por los consumidores. Muchos preferirían no ponderar decisiones críticas sobre tubos de alimentación, respiradores artificiales, casas funerarias y otros temas relacionados con el fin de la vida hasta que sea absolutamente necesario.

Pero a medida que la población envejece a un ritmo sin precedentes en varios países, incluyendo Chile, es normal que esta industria capte más atención y nuevas empresas, muchas de ellas tecnológicas, estén preparándose para competir en precio y conveniencia.

En Nueva York, por ejemplo, la industria funeraria –que mueve 18 mil millones de dólares- se ha resistido desde hace tiempo a la tecnología, dijo Dan Isard, presidente de Foresight Co., una firma de administración financiera en Phoenix, la cual se especializa en profesiones en funerales y cementerios.

Isard dijo que los directores de casas funerarias “preferían sentarse frente a las personas y hablar con ellas, escucharlas”, en vez de dejar que se las arreglen solas y comparen valores presencialmente o en internet. Esa es también una razón de que la industria de la atención en la muerte, como se le llama en la industria, haya podido mantener su falta de transparencia de precios. Pero con casi 2.6 millones de personas muriendo anualmente en Estados Unidos, los emprendedores ven una oportunidad de innovar.

Una nueva generación de empresas emergentes tecnológicas espera quedarse con una rebanada de ese sector. Muchas son fundadas por millennials, quienes han crecido online y esperan comprar y organizar todo ahí.

Como los baby boomers –los nacidos entre 1946 y 1965- se sienten cada vez más cómodos comprando online, estas empresas emergentes están encontrando un público altamente interesado. Y aquellos que tienen entre 20 y 40 años y están enfrentando acontecimientos importantes de la vida como el matrimonio, el nacimiento de un hijo o la pérdida de un padre, también requieren servicios para cotizar.

En esta industria de atención en la muerte de Estados Unidos, el cliente típico sería alguien como Michelle LaBerge, una residente de Oshkosh, Wisconsin, quien recientemente cumplió 50 años y ayudó a sus padres a mudarse a una residencia. Esos hechos le recordaron que necesitaba poner sus propios asuntos en orden.

Se desalentó, sin embargo, por el trámite y costo de tener que consultar a un abogado. Pero cuando se topó en febrero con una oferta de Groupon de una empresa emergente llamada Willing, que ofrece documentos de planificación de herencia específicos para cada estado, online y que pueden ser actualizados en cualquier momento, decidió intentarlo. (Dato aparte, se buscó en la versión chilena del sitio de descuentos “funeraria”, “ataúd” y “abogado”, pero no se encontraron resultados).

Volviendo a LaBerge, por 30 dólares creó un testamento personalizado que se adapta a sus circunstancias particulares. “Fue muy fácil”, dijo. “Lo comparé con el testamento de mis padres, hecho por un abogado, y me pareció igual”. Según los fundadores de Willing, actualmente en la plataforma se crean 25.000 testamentos al mes.

Cuando hay que apretarse el cinturón al morir


Hasta la recesión de 2008, la industria de los funerales en EE.UU. no había cambiado en gran medida, dijo David Nixon, presidente de Nixon Consulting, que trabaja con dueños de casas funerarias. Pero, desde entonces, los consumidores han estado buscando ofertas y otras formas de simplificar el proceso funerario.

Si se entra en a la página web de la empresa emergente Parting, fundada hace un año en Los Ángeles, aparece un directorio online de casas funerarias que se pueden buscar por código postal y el cual permite a los usuarios comparar precios y servicios.

Ahí, un equipo de personas que se hacen pasar como compradores buscan información de precios y servicios en las casas funerarias que no saben que la información es para el sitio. Un creciente número de directores funerarios estadounidenses, sin embargo, está trabajando voluntariamente con Parting para introducir su información en la base de datos, la cual ahora incluye a más de 15.000 funerarias.

Otra empresa emergente en Los Ángeles, Grace, está abordando todos los asuntos que pueden agobiar a los familiares que enfrentan la pena después de la muerte de un ser querido. “Hay poca orientación sobre qué hacer cuando alguien muere”, dijo Alex Kruger, cofundador y director ejecutivo de Grace.

“Como, ¿cuáles son las 60 cosas que necesito hacer en los próximos tres meses? En Grace decimos: ‘Aquí están las 17 cosas que necesitas hacer esta semana’ y puedes tacharlas conforme las hagas. Esto es lo que debes hacer antes de que alguien muera, cuando muere y luego dos semanas después”.

Grace contacta a las familias con proveedores aprobados, incluidos abogados de herencias, planificadores financieros, casas funerarias y empresas de banquetes. Los clientes reciben una lista de tareas que deben completar antes y después de una muerte, incluido el papeleo necesario, pero el personal también puede ayudar con la planificación del funeral, llenando formatos y otras tareas.

Kruger dijo que Grace ha tenido algunas solicitudes inusuales, como enviar un cuerpo a Rumania y cerrar la cuenta de Tinder de un individuo fallecido.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo