EMOLTV

¿Derecho a morir de hambre? Juez acepta que mujer con anorexia no sea alimentada a la fuerza

A.G. está internada en un hospital psiquiátrico estadounidense desde 2014, con un régimen alimenticio que consiste en bebidas dietéticas, café negro y bocados ocasionales de comida.

22 de Noviembre de 2016 | 14:23 | Emol / Agencias
imagen
El Mercurio (imagen referencial)
MORRISTOWN.- Tiene 29 años, pesa 31 kilos y sus huesos tienen la densidad equivalente a una persona de 92 años. Se trata de una mujer estadounidense que la mayor parte de su vida ha luchado contra la anorexia y que a comienzos de noviembre simplemente se dio por vencida: pidió no recibir más agua ni alimento y solo ser tratada con cuidados paliativos.

Desde 2014 la mujer, quien ha sido identificada solo con las iniciales A.G., está internada en un hospital psiquiátrico de Nueva Jersey, donde lleva un régimen alimenticio basado en bebidas dietéticas, café negro y bocados ocasionales de comida.

Y aunque los médicos le diagnosticaron una depresión crónica y alcoholismo, un juez determinó que tiene la capacidad mental para elegir no ser alimentada a la fuerza.

Según han publicado diversos medios estadounidenses, A.G. está consciente de que su decisión la llevará a la muerte, momento para el cual dice estar preparada. Y argumenta que la alimentación forzosa solo la llevará a estar gorda.

Por su parte, Joshua Braun, su psiquiatra, ha señalado que alimentarla a la fuerza, es decir, a través de un tubo insertado en su nariz, sería "cruel y tortuoso".

En la vereda opuesta, el estado -administrador del hospital en el que está internada A.G.- ha afirmado que con el retiro de la alimentación forzosa, la corte esencialmente le está permitiendo su suicidio pasivo. A su juicio, la medida más indicada para ella es alimentarla a través de una sonda nasogástrica, administrarle medicamentos experimentales para la depresión, y aumentar el tiempo que pasa junto a su familia y mascotas.

En tanto, los padres de la mujer afirmaron que durante más de 10 años han hecho todo lo que han podido para tratar la anorexia de su hija. Sin embargo, señalaron que aceptan su decisión de recibir únicamente cuidados paliativos porque A.G. ha sido incapaz de salir adelante con los tratamientos a los que ha sido sometida.

"Ella no tiene paz (...) Nunca ha tenido un momento de relajo. Está atormentada", declaró su madre al periódico Daily Record.

Si los abogados del estado no apelan a la decisión del juez, A.G. comenzará a recibir drogas para aliviar su dolor y tener una muerte tranquila.