EMOLTV

Banco de Inglaterra escucha las quejas de vegetarianos y veganos por el nuevo billete de 5 libras

La entidad informó que está buscando soluciones para que el billete no sea fabricado con sebo, una sustancia derivada de la grasa animal.

01 de Diciembre de 2016 | 12:58 | Emol
imagen
SANTIAGO.- Más de 117 mil personas han firmado la petición para que el Banco de Inglaterra detenga la producción de los nuevos billetes de 5 libras, debido a que están fabricados con un componente que no es aceptado por vegetarianos y veganos.

"Los billetes de 5 libras contienen grasa animal en la forma de sebo. Esto es inaceptable para millones de veganos, vegetarianos, hindúes, sijs, jains y otros en el Reino Unido", señala la solicitud, que fue iniciada por Doug Maw.

"Demandamos que se deje de usar productos animales en la producción de billetes que debemos utilizar", es lo que en concreto pide este vegano desde hace 20 años.


El nuevo billete comenzó a circular en septiembre pasado, y aunque es plástico, más resistente, limpio, seguro e incluso más pequeño que su antecesor, ha generado la molestia de vegetarianos y veganos por su contenido de sebo, que a veces también se usa en jabones y velas.

Y a pesar de que el Banco de Inglaterra aseguró que la cantidad de esa sustancia derivada de la grasa animal en los billetes era mínima, igual escuchó los reclamos e informó que el proveedor, Innovia, está buscando la mejor forma de reemplazarla.

"Somos conscientes de la preocupación de algunas personas acerca de las trazas de sebo. Respetamos esas preocupaciones y las tratamos con la mayor seriedad", aseguró un vocero de la entidad británica.

La polémica estalló el 28 de noviembre pasado, cuando @SteffiRox le preguntó al Banco de Inglaterra a través de Twitter, si era cierto que los billetes de 5 libras contenían sebo, a lo que la entidad respondió que el polímero tenía "trazas" de la sustancia derivada de la grasa animal.

A partir de ahí, la polémica creció como bola de nieve, lo que obligó a que ahora el Banco de Inglaterra busque una solución al problema, que vegetarianos y veganos consideran como una ofensa a sus derechos humanos.