EMOLTV

Piérdete en Buenos Aires y disfruta del Ateneo Gran Splendid

El Ateneo Gran Splendid es quizá la librería más famosa de la capital trasandina. Su bello edificio y su concepción de servicio la han llevado a ser reconocida mundialmente y es destino obligado de quienes visitan Buenos Aires.

05 de Diciembre de 2016 | 16:42 | Emol
imagen

Interior de la librería Ateneo Gran Splendid.

Shutterstock
Buenos Aires siempre ha sido el lugar ideal para que los chilenos pasen unos excelentes días de descanso y esparcimiento gracias a su inigualable vida nocturna cargada de cultura y entretención. No obstante, la capital trasandina esconde lugares que te pueden sorprender y que ofrecen momentos inesperados y enriquecedores.

Es el caso del Ateneo Grand Splendid, que no es otra cosa que una reconocida librería del otro lado de la cordillera, que destaca por el trabajo de conservación que ha impulsado en el edificio donde funciona y que data de 1919. Ubicado en el tradicional barrio de Recoleta es punto de atracción de los viajeros que buscan descubrir los secretos de la urbe.

Esta tradicional librería, Ateneo, adoptó el nombre del antiguo teatro que operaba en el edificio Grand Splendid y dio un paso más allá al acomodar sus servicios a la arquitectura del lugar, transformándose en un espacio digno de visitar y recorrer de principio a fin. Tanto así, que el prestigioso diario británico The Guardian la destacó como la segunda librería más hermosa del planeta.

Al respecto conversamos con los expertos en viajes de COCHA, quienes no dudaron en recomendar este lugar como uno de los puntos más destacados a visitar de Buenos Aires.

Así lo aseguró José Concha, product manager América Latina en COCHA, quien destacó que esta librería invita a recorrerla. “El Ateneo Grand Splendid, en Buenos Aires, no es una de esas librerías tan grandes que causan agobio. Es tan linda que resulta muy agradable vagar y perderse en ella”, nos asegura.

Y no es para menos tanta referencia si se considera que el edificio mantiene la cúpula pintada, los balcones originales, la ornamentación intacta y hasta el telón de terciopelo. Incluso, sus nuevos inquilinos conservaron varios de sus sillones y los mantienen repartidos por el lugar para poder sentase a leer cualquier libro sin la obligación de comprarlo. Lo mismo ocurre con su platea y antiguos palcos, mientras que en su escenario se instaló un restaurante y confitería.

Si se baja al subsuelo, te encuentras con el salón de venta de música y libros infantiles. En tanto, la planta alta es usada para exposiciones.