EMOLTV

Piornal, el pueblo español que expulsa el mal a golpe de nabos

Cada 19 y 20 de enero, los piornaleros acribillan con esta verdura al "Jarramplas", personaje que representa a un ladrón de ganado. Hay lista de espera de hasta 21 años para interpretarlo en esta festividad.

19 de Enero de 2017 | 15:38 | AFP
imagen

"No duele nada", aseguró David, uno de los 23 "Jarramplas" que participaron hoy jueves.

AP
PIORNAL, ESPAÑA.- Veintiún toneladas de nabos para exorcizar el mal: así es como el pueblo de Piornal da la bienvenida al nuevo año, en una de las fiestas populares más insólitas de España y cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos.

Cada invierno, los días 19 y 20 de enero, los vecinos de esta localidad de 1.500 habitantes enclavada en el valle del Jerte (Extremadura, al centro) acribillan a golpe de nabos a Jarramplas, un curioso personaje cargado de simbolismo que desfila con un traje de tiras de color, un tambor y un voluminoso casco con cuernos y cola de crin de caballo.

La leyenda comúnmente aceptada es que representa a un ladrón de ganado, que al verse sorprendido en su delito por los vecinos fue así castigado. Otra versión habla de un linchamiento pagano en tiempos romanos, que habría dado lugar a esta festividad.

Más allá del personaje, cuya figura tiene algo de chivo expiatorio con sus largos cuernos, el propósito alegórico es "ahuyentar los malos espíritus de 2017, para que el año venga bien y tengamos una buena cosecha de la cereza", de la que vive el 70% del pueblo, explica el alcalde Ernesto Agudíez.

En cualquier caso, el origen exacto de esta fiesta ancestral, única en España, se desconoce, así como su antigüedad.

"Si se puede repetir, (lo) repetiré", promete David Amado, un joven del pueblo, justo después de hacer de "Jarramplas" y ganarse las felicitaciones de amigos y familiares.

Durante veinte minutos se vio masacrado literalmente por una lluvia de nabos, lanzados con furia y a corta distancia por cientos de vecinos. La protección -coraza y casco de fibra de vidrio, rejilla para los ojos, espinilleras, rodilleras- es consecuente, pero también el peso a cargar, superior a los 40 kilos, sin contar el tambor que debe tocar con dos cachiporras.

"No duele nada", asegura valientemente David, uno de los 23 "Jarramplas" previstos hoy jueves, todos muchachos jóvenes.
"La armadura está bien preparada, así que los impactos no los notas mucho. Es más el cansancio de llevar tantos kilos", añade Sergio Calle Alonso, que salió a las calles poco después de David.

Un buen piornalero viste de Jarramplas


El viernes será el turno de los dos Jarramplas "oficiales", uno de ellos Ismael Vicente, quien asegura que para un piornalego (gentilicio de Piornal), "una de las cosas más importantes en la vida es vestirse de Jarramplas".

Y es que encarnar al famoso personaje el 20 de enero, día de San Sebastián, es algo tan codiciado en el pueblo que la lista de espera es actualmente de 21 años.

Sergio Díaz Prieto, agente de seguros, salió de "titular" en 2004, después de 11 años esperando, y según explica hay todo un arte en ello. "Hacer bien de Jarramplas implica tocar mucho el tambor, y avanzar con un contoneo, no como una estatua. Pero sobre todo, un buen Jarramplas es el que se expone y da oportunidad a la gente para que le dé fuerte" tirándole nabos a corta distancia y en espacios abiertos.

Los impactos son tan fuertes que, al retirarse el casco, todos los "Jarramplas" tienen la cara cubierta de trozos de nabo que han pasado a través de la rejilla. Sergio recuerda que durante cuatro o cinco días se estuvo sacando pedacitos de los ojos.

Como la cosecha de nabos fue buena en la comarca, este año se trajeron 21,4 toneladas de la vecina Jarandilla de la Vera, dispuestas por el suelo en distintos puntos del pueblo para que la gente los lance a placer. Material suficiente para una buena descarga de adrenalina, con la que librar una catártica "batalla del bien contra el mal", como lo resume Lorena Pérez Vicente, vecina y entusiasta seguidora de la fiesta de Jarramplas.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?