¿Has pensado hacer topless? Consejos para que tomar sol sin la parte de arriba del bikini no sea una pesadilla

No solo hay que buscar un lugar donde asolear el busto esté permitido, sino que también hay que tomar las debidas precauciones para evitar pasar un mal rato en términos de salud. Aquí las recomendaciones de una dermatóloga.

10 de Febrero de 2017 | 12:12 | Por M. Francisca Prieto, Emol
El Mercurio (archivo)
SANTIAGO.- A muchas mujeres se les ha pasado por lo menos una vez por la cabeza la idea de tomar sol en topless. ¿Qué se sentirá? ¿Será cómodo? ¿Qué pasa si me quemo?, son algunas de las dudas que surgen al momento de evaluar la opción.

En algunos casos, la idea no pasa más allá, y en otros sí se cumple, aunque la mayoría de las veces en playas del extranjero donde no "haya nadie conocido" y, además, tomar sol sin la parte de arriba del bikini esté permitido, para evitar ser denunciadas como les ocurrió recientemente a tres mujeres en una playa argentina.

A raíz de ese caso, el tema del topless ha generado una amplia discusión en el país trasandino, que esta semana tuvo su peak con el denominado "tetazo", en el que las argentinas marcharon a torso desnudo por diferentes ciudades, para reclamar la "soberanía" sobre sus cuerpos.


Pero el asunto de la prohibición o autorización del topless no es lo único que hay que considerar a la hora de decidir hacerlo, ya que tomar sol sin la parte de arriba del bikini puede volverse una real pesadilla, si es que no se toman las debidas precauciones para resguardar la zona del busto de los peligrosos rayos UV.

Es importante destacar, eso sí, que exponer los senos al sol no tiene ningún beneficio particular para la salud y hacerlo implica los mismos riesgos que se corren al asolear cualquier otra parte del cuerpo.

Asimismo, es posible que muchas piensen que la piel de las mamas es más delicada que la del resto del cuerpo, pero no es así. "La piel del tórax en general es bastante similar y la del busto no es más delgada", asegura Verónica Catalán, dermatóloga de Clínica Alemana. Sin embargo, la especialista aclara que el complejo areola-pezón sí es diferente.

"Esa piel es un poquito más delicada, porque es mucosa, es como los labios (...) No tiene el estrato córneo, que son las escamas de la piel, entonces es más delgada", explica la especialista.

Catalán sostiene que más que el tema de la sensibilidad de la piel, lo primero que hay que tomar en cuenta si se quiere hacer topless por primera vez, es que el busto no es una zona crónicamente expuesta al sol, a diferencia de lo que ocurre -por ejemplo- con los brazos o el rostro.

En este sentido, las áreas acostumbradas a recibir los rayos UV desarrollan lo que se denomina "pigmentación facultativa", lo que en otras palabras significa que tienen una mayor coloración que de alguna manera las protege de sufrir un daño agudo al exponerlas al sol.

"Si de la noche a la mañana se pone una mama al sol y esta nunca ha estado expuesta, esa piel es más blanca, por lo tanto va a tener más riesgo de quemadura", explica la dermatóloga.

De esta manera, la principal -y única- recomendación médica para una mujer que decide hacer topless por primera vez, es aplicarse generosa y activamente protector solar, "como si fuera la piel de un niño", dice Catalán, y poniendo especial énfasis en la zona de la areola-pezón.

Riesgo de daño crónico


La exposición a los rayos UV produce un daño agudo y uno crónico. El primer caso corresponde a esas quemaduras en que la piel se pone roja, arde y después de algunos días se despelleja. El daño crónico, en tanto, se refiere a la cantidad de radiación solar que la persona recibe a lo largo de su vida y que, finalmente, se relaciona con el envejecimiento y, peor, el cáncer.

En este sentido, hay zonas del cuerpo que sufren más riesgo de daño crónico por exposición solar, como es el caso del rostro que casi el 100% de las veces recibe los rayos UV. De ahí que la cara sea unas de las partes del cuerpo que generalmente se ve más afectada por el cáncer de piel.

"Es extremadamente raro que el cáncer de piel se dé en una zona que siempre ha estado cubierta. Pero si esa área se empieza a descubrir, evidentemente que el daño crónico que se va a producir estará directamente relacionado con la cantidad de sol que la persona acumule ahí", explica Verónica Catalán.

De esta manera, agrega la especialista, si una mujer hace topless una o dos veces en la vida, probablemente no acumulará mucha radiación solar. "Pero si hace una rutina de topless y todos los veranos expone la piel del busto al sol, entonces esa área se va a comportar igual como la zona del escote, que por lo general presenta daño acumulativo", advierte.

Asimismo, la dermatóloga sostiene que la edad a la que las mujeres empiezan a exponerse al sol, influye directamente en el daño crónico. "Antes de los 18 años, los rayos UV no solo penetran más porque la piel es más delgada , sino que además esa radiación va a tener más tiempo en la vida para producir procesos de cáncer", concluye.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores