EmolTV

ediciones especiales

Universidad de Chile dio a conocer las condiciones necesarias para poder efectivamente elegir comer sano

Académicos de la casa de estudios conversaron sobre los factores estructurales que determinan la alimentación como la pobreza y el bajo nivel educacional.

19 de Noviembre de 2021 | 11:10 | Redactado por Valentina Hevia
Un estudio realizado en 2015 por la CEPAL y la OPS muestra que un tercio de la población que vive en Chile no tiene los recursos para acceder a una canasta de alimentos saludables. La Encuesta Nacional de Consumo Alimentario, ya en el 2010, advertía sobre que el 95% de la población necesitaba cambios en la dieta, lo que es concordante con las altas cifras de obesidad en todos los grupos etarios en el país, incluso en los primeros años de vida. Esta situación es especialmente crítica en los grupos socioeconómicos más vulnerables.

¿Qué puede explicar esta realidad? Los académicos de la Universidad de Chile Daniel Egaña, Lorena Rodríguez y Sofía Boza abordaron los desafíos de una alimentación saludable, que van desde los que son estructurales como las denominadas determinantes sociales como la pobreza y el bajo nivel educacional, hasta aquellos ligados a los entornos y que inciden en la disponibilidad y acceso físico y económico a los alimentos saludables, tales como el alto precio de los alimentos, la falta de mercados y ferias libres cerca de los hogares, y el marketing excesivo de alimentos no saludables, entre otros.

Transformar el sistema alimentario


El antropólogo Daniel Egaña explica que “si observamos el problema en su conjunto, no podemos olvidar cómo el cambio climático está vinculado a la alimentación incidiendo en la producción y disponibilidad de alimentos saludables. El agotamiento de los suelos por su uso intensivo y la crisis hídrica, atentan contra la biodiversidad, aumentan las pérdidas y desperdicios y ponen en riesgo la cantidad y calidad de alimentos que dispondremos en el futuro no lejano”.

Con esto en cuenta, agrega, “para combatir la obesidad y la mala alimentación hay, por tanto, que transformar nuestro sistema alimentario, haciéndolo más sostenible y mejorar los entornos alimentarios para que las decisiones saludables sean posibles y fáciles”.

Fundamental en esto, dice el académico de la Universidad de Chile, es aumentar los circuitos cortos de comercialización como contar con más ferias, más mercados, en todo lugar y en horarios diversos; acercar a los pequeños agricultores y pescadores al consumidor para bajar los costos de transacción, disminuir pérdidas y promover el consumo de alimentos como frutas, verduras, legumbres, frutos secos, granos. “Esta tarea, para los gestores de políticas públicas nacionales y locales, incluye apoyar en forma efectiva y continua a pequeños productores para mejorar sus técnicas productivas y facilitar sus insumos y transporte”, indica.

Disminuir los ultraprocesados


Egaña indica que también se requieren medidas especiales para los denominados alimentos no saludables y ultraprocesados, donde debieran evaluarse medidas como impuestos especiales de forma de hacerlos menos accesibles por parte de la población y favoreciendo la compra de alimentos frescos y naturales.

“El marketing de alimentos no saludables dirigido a niños y niñas ya está regulado en Chile, sin embargo, el marketing dirigido a adolescentes que también incide en las decisiones de niños y niñas no lo está. En ello debería fortalecerse la regulación actual dada la tremenda influencia que la publicidad tiene en las decisiones de las personas. Los espacios educacionales como escuelas, institutos, centros de estudios y universidades deberían garantizar la disponibilidad y el acceso físico y económico a alimentos saludables de tal manera de facilitar las decisiones de niños, niñas y jóvenes y ser concordantes con los discursos que promovemos. En ello, el fortalecimiento de las ya existentes compras públicas a la agricultura familiar puede ser clave”, indica el antropólogo.

En este sentido, el académico de la Universidad de Chile explica que “hay mucho que podemos hacer para lograr que nuestro sistema alimentario sea más sustentable, así como nuestro ambiente alimentario, lo que repercute en dietas más saludables y podamos a futuro decir que sí, que en Chile se puede elegir comer sano”.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores