EMOLTV

La historia de Paola Roldán, mujer que padece ELA y logró la legalización de la eutanasia en Ecuador

Lucha contra la patología desde hace más de tres años y ya tiene un 95% de discapacidad.

08 de Febrero de 2024 | 15:17 | Redactado por Sofía Cereceda, Emol. /Agencias
imagen

Paola Roldán junto a su esposo.

AFP
Paola Roldán, una mujer de 42 años que padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA), logró la legalización de la eutanasia en Ecuador, convirtiéndose en el segundo país latinoamericano en dar luz verde a este procedimiento después Colombia.

La decisión fue consecuencia de la lucha judicial impulsada por esta mujer que interpuso una demanda y quien padece la enfermedad hace más de tres años. La ELA no tiene cura y afecta las neuronas motoras, responsables de controlar los movimientos voluntarios, lo que va provocando una degeneración progresiva.

Así, con el paso del tiempo va inhabilitando los músculos, por lo que se necesita de asistencia de oxígeno y personal especializado durante las 24 horas.

Esto fue lo que le sucedió a Roldán, ya que fue avanzando hasta dejarla postrada en una cama de su casa, y solo puede alimentarse por vía intravenosa.

Todo comenzó un día de agosto de 2020. Paola estaba realizando yoga cuando uno de sus brazos colapsó y cayó al suelo. Luego de este acontecimiento tuvo dificultades para manejar su mano y tomar objetos tan rutinarios para una madre como la mamadera de su guagua.

Después empezó a caminar con dificultad, por lo que fue al médico. Sin embargo, en un principio, los especialistas le dijeron que sus problemas se debían a un exceso de actividad, de ejercicio y de estrés. No obstante acudió a médicos en Estados Unidos y ellos fueron los que le diagnosticaron ELA.

Roldán, que tiene una discapacidad del 95 % debido a la enfermedad, "solo puede mover los músculos de la cara, los ojos. El cerebro le funciona absolutamente perfecto, pero no tiene ninguna movilidad en ninguna parte del cuerpo", explicó en noviembre pasado a EFE Ramiro Ávila, uno de sus tres abogados.

"Semana a semana soy testigo consciente de cada facultad que voy perdiendo", dijo la mujer a finales de 2023 a los jueces de la Corte Constitucional, mientras luchaba por conseguir la eutanasia.

A mediados de enero, Roldán relató que entre Navidad y Año Nuevo estuvo a punto de morir docenas de veces por atoramiento y que incluso recibió los santos óleos, según contó en su cuenta de X (antes Twitter), mientras urgía a los magistrados de la Corte una respuesta a su pedido.

"Quiero descansar en paz"

En agosto de 2023 Roldán demandó la inconstitucionalidad del artículo 144 del código penal ecuatoriano, que considera la eutanasia como un homicidio, y prevé una pena de prisión de entre 10 y 13 años.

En el escrito argumentó que la muerte digna es un derecho de "quienes padecen y han sufrido enfermedades graves o incurables", y deciden de manera "libre y voluntariamente poner fin a su vida" para detener los "sufrimientos o dolores intensos físicos o emocionales".

Así, el organismo constitucional empezó en noviembre a debatir el pedido de "legalizar la eutanasia como un medio para que personas con enfermedades y lesiones graves e incurables ejerzan su derecho a una muerte digna", según la defensa de Roldán.

La mujer intervino vía telemática en esa audiencia y señaló: "Quiero descansar en paz, tranquila y en paz"; "Sé que lo único que merezco es la vida y la muerte con dignidad"; y "he rozado la muerte tantas veces".

En su sentencia, el máximo tribunal de garantías de Ecuador no admitió la inconstitucionalidad del artículo 144 del código penal y aprobó su "constitucionalidad condicionada".

Bajo esta fórmula, con siete votos a favor de sus nueve magistrados, la Corte determinó que dicho artículo será constitucional siempre que un médico acceda al pedido de eutanasia activa de un paciente de manera libre, informada e inequívoca, a causa de un padecimiento de intenso sufrimiento proveniente de una lesión corporal grave e irreversible o de una enfermedad grave e incurable.

El abogado Ramiro Ávila afirmó que Roldán cuenta con todos esos requisitos, pues tiene los certificados médicos que acreditan la condición de una enfermedad grave, irreversible e incurable, y un consentimiento informado avalado por un notario y un psicólogo.

La Corte Constitucional dio además el plazo de dos meses al Ministerio de Salud Pública para elaborar un reglamento para el procedimiento con el que deberá aplicarse la eutanasia, y a la vez la Defensoría del Pueblo tiene un plazo de seis meses para presentar un proyecto de ley, y la Asamblea Nacional (Parlamento) un año para debatirlo y aprobarlo.

En ese reglamento y la ley deberán quedar aspectos que no ha tocado la sentencia como los requisitos y condiciones del consentimiento informado, la objeción de conciencia y las sustancias o métodos utilizados para acabar médicamente con la vida de la persona que así lo solicite por su condición de dolor y sufrimiento incurable.

En ese sentido, Ávila propuso que se pueda aplicar el reglamento vigente en Colombia desde 2015 en caso de que Roldán quiera recibir la eutanasia antes de que el Ministerio de Salud Pública emita su propio reglamento. "No hay mucho que inventarse. Ya lo han aplicado también en Perú y en España", dijo.

"Sentimientos ambivalentes"

Paola recibió el fallo de la Corte Constitucional "muy conmovida y con alivio". "Fueron días en los que pensé que nunca iba a escuchar el resultado de esta demanda", agregó.

Su padre, Francisco Roldán, dijo que tenía "sentimientos ambivalentes". Está la "satisfacción de que Paola haya podido conseguir un hecho histórico, es un legado para la sociedad ecuatoriana", expresó. Sin embargo, reconoció que su familia tiene el "corazón medio partido porque se puede producir un desenlace (...) que es la muerte de mi hija, de nuestra hija". "Eso es fuertísimo, pero ahí estamos apoyando a Paola", agregó.

Roldán explicó que pasará los próximos días con su familia "digiriendo lo que esto significa, pues aunque uno se imagine recibir la información es distinto en soñar con ello", y agradeció a quienes apoyaron su demanda y a sus detractores porque la lucha por los derechos "nunca es un camino asfaltado".

La mujer ha comprado 40 regalos para que le entreguen, año a año, a su hijo en los siguientes cumpleaños y en momentos especiales de su vida, como cuando saque su licencia de conducir o cuando tenga algún momento espiritual.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo