Columna: Insultos (mal) dirigidos

Carracedo salió expulsado por insultar al árbitro, eso según el juez Lemus. Pero el cámara de "Futgol" dice otra cosa, en las voces de Leonardo Rodríguez y Sergio Vargas ¿Quién tiene la razón? El Tribunal de Penalidades lo dirá.

12 de Julio de 2000 | 16:26 | Marcelo Cabello, El Mercurio Electrónico
SANTIAGO.- El incidente ocurrió durante el partido entre las universidades Católica y de Chile, siendo clave, en el trámite del encuentro, aquella expulsión del argentino Marcelo Carracedo, en momentos que los cruzados llegaban con olfato de gol al pórtico de Vargas.

Tarjeta roja algo extraña si se revisan las imágenes televisivas, pues el volante de la UC no tuvo roce con ningún jugador azul ni mucho menos un encuentro con el juez Cristián Lemus.

Pero, claro, el réferi no tiene un diminuto monitor en el bolsillo de su casaquilla, y la cosa es dirigir rápido y con eficiencia. Mientras menos se nota en el partido, mejor, es la máxima que les enseñan en la Escuela de Arbitros.

No obstante, la verdad -a medias o no- tenía que salir en algún momento. El informe del juez se refiere a insultos de parte de Carracedo hacia su persona. De "grueso calibre" dicen eufemísticamente para ocultar una sacada de madre o deslizar un duro comentario de cierto pasado en lupanares de su misma progenitora.

Es entonces que aparece la denunciadora cámara de televisión que, en este caso, tuvo el acierto en el equipo de "Futgol". El humorista Pato Oñate capta una broma entre los azules Vargas y Rodríguez sobre la expulsión de su compatriota trasandino.

"Al parecer, Lemus creyó que el insulto iba para él, cuando en realidad iba dirigido al Leo", afirma lacónicamente el "Superman" al reportero, quien de un salto va donde el volante.

La misma interrogante (¿qué pasó?) y posterior confesión: "Cuando ocurre el choque, yo digo que siga la jugada, entonces Carracedo, buena persona, me dice unas cosas fuertes, pero nada más. Y Lemus creyó que eran para él".

Ante esa revelación por la pantalla chica, que puede ayudar a Carracedo en el Tribunal de Penalidades de la ANFP, queda la duda si las groserías a un compañero de trabajo son de peor sanción o no están estipuladas en el código deportivo.

La consulta está en la palestra. Arbitros y dirigentes tienen la palabra, por cierto un poquito más formal que la del argentino. Por favor.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores