Marco Pantani fue el mejor en 15a etapa del Tour

El ciclista italiano fue muy superior en la etapa de 173 kilómetros, corrida entre Briancon y Courchevel. El Tour de Francia tendrá mañana una jornada de descanso, pero el martes se correrá el decimosexto tramo de la competencia.

16 de Julio de 2000 | 17:41 | EFE
COURCHEVEL, Francia.- El italiano Marco Pantani dio un golpe de mano al Tour de Francia al adjudicarse con absoluta superioridad la decimoquinta etapa (Briancon-Courchevel, de 173 kms), en la que efectuó una gran exhibición en los últimos trece kilómetros de subida a la estación invernal de Courchevel.

Pantani repitió el planteamiento ejecutado en la jornada precedente. El italiano pasó inadvertido hasta las faldas de Courchevel y allí gestó el ataque del día, que llevó a cabo a unos 13 kilómetros de la cima.

En ese punto demarró de sus compañeros con un golpe de pedal seco. El líder, Lance Armstrong, le resistió y siguió su rueda, y Roberto Heras enganchó con los dos poco después, pero Pantani pudo con ambos y les dejó a unos seis kilómetros de la pancarta de llegada.

Pantani recorrió esos kilómetros con una fortaleza abrumadora, pasó por encima de José María Jiménez, hasta ese momento cabeza de carrera, y enfiló la marcha triunfal hacia la llegada logrando su segunda victoria en este Tour de Francia después del que consiguió en el Mont Ventoux.

La exhibición de Pantani fue espectacular. El corredor ha recuperado la fe en sí mismo y ha dejado bien claro que sigue siendo el mejor escalador del mundo. Con la vuelta de Pantani el ciclismo ha recuperado el espectáculo. Desde su exclusión del Giro de Italia de 1999 por dar una tasa excesiva de hematócritos, el deporte de la bicicleta echaba en falta sus lecciones de pundonor, pero el Tour lo ha recuperado.

La exhibición de Pantani no restó importancia a otra consecuencia importante de la jornada y es el golpe de gracia definitivo que el norteamericano Lance Armstrong ha dado a la carrera francesa. Armstrong logró su objetivo, que no era otro que diluir las posibilidades de Ullrich una vez que Pantani lanzó el ataque.

Armstrong se dio cuenta de que el italiano iba muy fuerte y de que no convenía forzar demasiado la máquina y que con seguir a su ritmo era suficiente para adueñarse definitivamente de la camiseta amarilla. Y fue lo que hizo. Continuó su ascensión sin despeinarse y dejó atrás al segundo y tercero de la clasificación general, el alemán Jan Ullrich y el español de Festina Joseba Beloki.

Tras la etapa, Armstrong le saca siete minutos y 26 segundos a Ullrich y 7.28 a Beloki, por lo que el Tour ha quedado definitivamente visto para sentencia.

Hasta los pies de Courchevel hubo otra carrera, la de la victoria parcial de etapa. En ella, de nuevo Kelme fue el mejor equipo y volvió a dar otra lección de estrategia. El equipo de Vicente Belda situó a Otxoa, Vidal y Botero en las primeras escapadas y mandó en el primer grupo de ocho fugados, que fue perdiendo unidades hasta quedarse en cinco hombres en las rampas de Courchevel: Lelli, Jímenez, Nardello, Otxoa y Botero.

El trabajo de Javier Otxoa y del colombiano Santiago Botero fue sobresaliente, lo mismo que el de José María Jiménez (Banesto), que se quedó con la miel en los labios, pero el esfuerzo de todos se vino abajo cuando Pantani decidió pegar el ''hachazo'' a la jornada.

Kelme y Banesto llevaron el peso de la etapa y controlaron la carrera en los duros puertos de Galibier y Telegraphe, escenarios de lujo para los dos equipos españoles, pero Pantani reguló mejor las fuerzas y en el momento de la verdad estaba más fresco que una lechuga, lo que no debe de restar méritos al trabajo de los pupilos de Vicente Belda y Eusebio Unzue.

El Tour descansará mañana, lunes, y volverá el martes con otra dura etapa, la que unirá la estación de Courchevel con Morzine (184 kms) con un nuevo tránsito por los Alpes.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores