¿Amerman Racing, dijo?

Los estadounidenses John y Jerry Amerman son los nuevos y felices propietarios de Printemps y Lido Palace. La primera se impuso en las Mil Guineas y el segundo intentará hacer lo mismo este sábado en las Dos Mil Guineas.

29 de Agosto de 2000 | 09:26 | El Mercurio Electrónico
SANTIAGO.- ¿Amerman Racing, dijo? Sí, los dueños de Primtemps y que el fin de semana finiquitaron también la adquisición de Lido Palace, que este sábado intervendrá en las Dos Mil Guineas con gran parte del favoritismo a su cargo.
Pero, ¿quiénes son estos norteamericanos que fijaron sus ojos inversionistas en Chile?

No es primera vez que John y Jerry Amerman compran un caballo chileno. De hecho, comparten la propiedad de Mash One junto al hípico nacional Roberto Palumbo, dueño del stud y haras Trafalgar. Sí es primera vez que sus colores se lucen en pistas nacionales como lo permitió Printemps, la hija de Hussonet que derrotó con categoría el sábado a sus rivales en las Mil Guineas, victoria que le permitió seguir en carrera para conseguir la Triple Corona de Potrancas e iniciar con el pie derecho su camino a la Triple Corona del Hipódromo Chile.

No cabe duda que los Amerman han hecho mucho en la hípica estadounidense. Con 67 años en sus hombros y ya retirado de la dirección ejecutiva de Mattel Corporation, la misma de la muñecas Barbies, John Amerman señaló en la revista Forbes que "con mi familia queremos ser uno de los diez mejores propietarios-criadores del país y para eso estamos trabajando muy fuerte".

Los Amerman se han unido durante los últimos años a Team Valor, un stud que formaron Barry Irwin y Jeff Siegel en marzo de 1992 y que ha saboreado varios triunfos importantes: con Martial Law en el Santa Anita Handicap, con Star of Cozzene en el Millón de Arlington y ahora último con Captain Bodgit, por nombrar algunos.

Pero ellos quieren hacer lo suyo. Por eso han diversificado sus inversiones hípicas, tanto que llegaron a comprar, por intermedio de la empresa Cristi's del preparador chileno Alfredo Bagú, a Printemps y a Lido Palace.

Es que apuestas son apuestas, especialmente en la hípica donde el verbo probar no para de conjugarse.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores