Roberto Heras se coronó campeón de la Vuelta a España

Junto al ciclista español estuvieron en el podio final Angel Luis Casero (Festina) y el ruso Pavel Tonkov (Mapei).

17 de Septiembre de 2000 | 12:39 | EFE
MADRID.- El ciclista español Roberto Heras, del equipo Kelme Costa Blanca, hizo realidad su sueño y terminó en primera posición en la última edición del siglo XX de la Vuelta a España tras solventar sin agobios la contrarreloj individual final que se llevó el también español Santos González (ONCE DB).

Los últimos 38 kilómetros, que tuvieron por escenario un circuito de la capital española, fueron recorridos por Santos González, líder durante un día en la carrera, en 45:26 minutos, media docena de segundos menos que Casero y 1:01 minutos con respecto Abraham Olano; mientras que el líder Heras necesitó casi dos minutos más.

Junto al brillante ganador de la carrera, Roberto Heras, estuvieron en el podio final Angel Luis Casero (Festina) y el ruso Pavel Tonkov (Mapei). También subieron a por los laureles de la regularidad el mencionado Heras, por la montaña el español Carlos Sastre, por las metas volantes el italiano Giani Faresin y en el apartado por equipo el Kelme del flamante ganador Roberto Heras.

Una crono que dejó las cosas prácticamente como quedaron tras lo sucedido en la decimosexta etapa con final en la considerada jornada reina con final en el alto del Angliru, en la que Roberto Heras deshacía el desempate de la general al arañar 3:41 minutos a su más directo rival, Angel Luis Casero.

La contrarreloj individual de Madrid estaba señalada, en un principio, como clave, pero no fue así, ya que las diferencias entre los primeros de la general eran mayores de lo esperado.

Además, el circuito, era bastante complicado debido a los numerosos altillos y curvas, lo que hizo que los grandes especialistas no pudieran imponer su ley, esa combinación de fuerza-técnica debido a los continuos cambios de ritmo.

Todo estaba a favor del gran protagonista de la carrera, el español Roberto Heras, pues además de ser un circuito que no le iba nada mal contó con las referencias de ilustres, de corredores que destacan en las cronos como es el caso de Abraham Olano, que salió muchos minutos antes que él, pues otros especialistas como el suizo Alex Zulle o el checo Jan Hruska o el ucraniano Serguei Honchar dio la impresión de que salieron a cumplir el expediente.

La emoción de la cronometrada se centraba en la lucha por el tercer puesto. El primero de Heras, salvo un grave accidente o el segundo de Casero, gran especialista, estaban seguros.

Por la tercera plaza lucharon el ruso Pavel Tonkov y el español Santos González, líder durante una jornada, que era quinto en la salida a casi dos minutos. Durante algunos tramos el español, flamante ganador de la etapa, estuvo en el tercer peldaño del podio, pero la experiencia de Tonkov resultó decisiva, pues reguló a la perfección, ya que fue de menos a más.

La esperanza de un podio español se esfumaba a falta de una docena de kilómetros, pues aunque el protagonista de la jornada comenzaba a acusar el esfuerzo realizado hasta entonces y en lugar de seguir aumentando su diferencia ocurría lo contrario.

En la otra batalla, en la lucha entre los dos primeros, por el podio final, Casero ganaba de lejos la partida a Heras, pues el líder tenía una renta de casi cuatro minutos y medio, por lo que se tomó los últimos kilómetros con una tranquilidad pasmosa e incluso su director deportivo le dijo que levantará el pie en el tramo final para corresponder al aplauso de los aficionados.

Así, una crono que dejaba las cosas como estaban, pues como decía el técnico de moda del pelotón, Vicente Belda, del equipo ganador de la carrera, "todo el pescado estaba vendido", ya que las diferencias eran mayores de lo esperado en un principio. Sólo faltaba la coronación de Roberto Heras como brillante vencedor recuperando el cetro para España después de unas temporadas de dominio foráneo.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores