Suspendido encuentro entre Independiente y Racing

El clásico de avellaneda, que estaba siendo ganado por los "Diablos Rojos" por 2-0, fue suspendido cuando restaban 11 minutos para el final, luego de que las hinchadas de ambos clubes reanudaran los enfrentamientos que protagonizaron desde antes del partido.

16 de Diciembre de 2000 | 19:08 | EFE
BUENOS AIRES.- Independiente hundió aún más a Racing Club al derrotarlo hoy por 2-0, en un partido adelantado de la última jornada del torneo de la primera división del fútbol argentino y que fue precedido por una virtual declaración de ''guerra'' entre las hinchadas de ambos clubes.

El cotejo fue suspendido cuando faltaban 11 minutos para el pitido final, cuando en las tribunas la policía enfrentó con balas de goma y gases lacrimógenos a un grupo de fanáticos racinguistas, que había robado banderas de Independiente y que respondió la represión con piedras, palos y otros objetos contundentes.

El primer gol lo convirtió el juvenil centrocampista Esteban Cambiasso (m. 28) al conectar de cabeza un preciso centro del delantero uruguayo Diego Forlán, mientras el segundo fue obra de Matías Vuoso (m. 55), tras una gran jugada individual del volante Daniel Garnero.

Con este triunfo, el equipo de la casaca roja quedó en la mitad de la tabla de posiciones con 23 puntos, mientras Racing Club, sumido en un proceso de quiebra por deudas millonarias, cerró la peor campaña de su historia, pues está en la retaguardia con sólo 11 unidades y amenazado por el descenso.

El partido, disputado en el estadio racinguista, a unos pocos kilómetros al sur de Buenos Aires, estuvo precedido por amenazas que se cruzaron las barras bravas (hinchas violentos) de ambos clubes, lo cual forzó a la policía a movilizar unos 900 agentes para tratar de evitar incidentes.

Unas cuatro horas antes del partido, la policía desplegó un importante operativo de seguridad en la zona aledaña al estadio de Racing Club, ubicado a sólo 700 metros de la sede central de Independiente.

Previo al cotejo entre los clásicos rivales, fueron arrestados cerca de un centenar de hinchas de uno y otro club, 11 de los cuales portaban cuchillos y otros elementos cortantes, según los primeros informes policiales.

Las barras bravas de Racing Club y de Independiente, que en otras ocasiones han llegado a dirimir sus diferencias a tiros, utilizaron durante la semana volantes, afiches y pintadas callejeras para intercambiar insultos y hasta amenazas de muerte.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores