Resumen 2000: Juego, set, match, Guga

El brasileño Gustavo Kuerten volvió a traer el orgullo de un número uno a sudamérica, en un año donde el circuito de la ATP brilló con la aparición nuevos actores que renovaron el espectáculo.

30 de Diciembre de 2000 | 18:02 | emol.com
En un circuito más parejo que nunca, el brasileño Gustavo Kuerten emergió en forma callada al final del año y terminó la temporada como el número uno del tenis mundial, el primer latinoamericano que alcanza esa hazaña.

"Guga" cerró el 2000 con broche de oro, venciendo a Andre Agassi en la final del Masters, una impresionante victoria que le dio los puntos suficientes para terminar en la cúspide, cuando todo hacía pensar que el ruso Marat Safin, la nueva sensación del tenis, terminaría primero.

El brasileño también se consagró por segunda vez campeón del Abierto Francés y se apuntó un torneo de la serie Masters, el de Hamburgo.

Andre Agassi comenzó el año con un triunfo en el Abierto Australiano, siguiendo el buen paso de la temporada anterior, pero poco a poco su nivel declinó. Las lesiones y una serie de problemas personales -como la noticia del cáncer que afecta a su madre y a su hermana- influyeron en el opaco desempeño que tuvo, pero en Lisboa regresó a los primeros planos.

Pete Sampras, por otra parte, volvió a hacer de las suyas en Wimbledon, coronándose campeón por séptima vez en el legendario césped inglés e imponiendo una nueva marca de 13 torneos grandes, uno más que el australiano Roy Emerson.

Otro de los integrantes de la nueva generación es el ruso Safin, quien en el Abierto Estadounidense dejó a todos con la boca abierta al despachar rápidamente a Sampras en la final.

Safin fue uno de los pocos que mantuvo consistencia a lo largo de la temporada, alzándose con una media docena de títulos. Con apenas 20 años, Safin tiene el mundo por delante y el 2001 promete ser el suyo.

Muchos se confundieron con la nueva fórmula que la ATP empezó a utilizar para definir el número uno en su clasificación. El sistema "Carrera de Campeones" se basa en una suma de puntos desde el comienzo de la temporada, dejando de contar lo conseguido en los meses anteriores. Con ese formato, el tope del escalafón cambió de propietario con frecuencia.

Aparte de Kuerten, los latinoamericanos no brillaron como lo hicieron en 1999, en el que tres de ellos se entreveraron entre los diez mejores del mundo.

El ecuatoriano Nicolás Lapentti, uno de ellos, quedó en el puesto 24, mientras que el chileno Marcelo Ríos se deslizó al 36, consecuencia en parte de varias lesiones.

Pero los argentinos Franco Squillari y Mariano Puerta escalaron puestos. Squillari se coronó en Munich y Stuttgart y finalizó de 14, mientras que Puerta se colocó 21.

Ríos saboreó una victoria en Croacia, derrotando precisamente a Puerta, mientras que Lapentti llegó a la final del torneo de canchas duras de Tokio.

España barrió 5-0 a Australia y obtuvo por primera vez la ansiada Copa Davis.

En el campo de las mujeres, este fue sin duda el año de las hermanas Williams.

Venus atravesó su mejor momento a mediados de años, imponiéndose en Wimbledon y el Abierto Estadounidense. Fue a los Juegos Olímpicos de Sydney se alzó con dos medallas de oro, en los singles y en dobles junto a su hermana, Serena.

En contraste a los varones, el circuito femenino está repleto de figuras atractivas, incluidas las Williams, Martina Hingis y la fotogénica Anna Kournikova.

La suiza Hingis terminó en el primer lugar del ranking, a pesar de que no ganó ninguno de los cuatro torneo grandes y observa como las Williams y Lindsay Davenport le pisan los talones.

Davenport se apuntó el Abierto Australiano apabullando a Hingis en la final, mientras que la francesa Mary Pierce ganó el Francés dando cuenta de la española Conchita Martínez.

La Kournikova fue el foco de atención donde fuese que compitió, pero se despidió sin todavía alzarse con su primer título de sencillos. No obstante, subió peldaños paulatinamente y terminó el año en el octavo lugar del escalafón.

Claro que las luces terminaron en Chile, concretamente en la boda de Marcelo Ríos, para muchos el mejor tenista latinoamericano de todos los tiempos. El chileno se casó a fin de este año con Giuiliana Sotela, una costarricense adinerada que no quiso seguir las clases en la academia de Nick Bollettieri, donde se conocieron hace cuatro años. El tenista asegura que de ahora en adelante planea volver a la élite del deporte mundial, entusiasmado por su nueva condición.

Habrá que ver.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores