EMOLTV

Flamengo se prepara para una "guerra" en la Mercosur

Con la ausencia obligada de Edilson, el técnico Carlos Alberto Torres ni siquiera quiere entregar la formación que dispondrá el miércoles ante San Lorenzo: "Si ellos están pensando en guerra, llamaremos al ejército", añadió.

17 de Diciembre de 2001 | 10:23 | DPA
RIO DE JANEIRO.- Para el técnico del equipo brasileño de Flamengo, Carlos Alberto Torres, el encuentro decisivo del miércoles contra San Lorenzo de Almagro no es "sólo" una final de la Copa Mercosur, sino una "guerra".

Poco antes de iniciar los entrenamientos del equipo hacia el partido, Torres dejó en claro que espera encontrar un clima hostil en Buenos Aires, y advirtió: "Si ellos están pensando en guerra, llamaremos al ejército".

Torres dijo que pretende embarcar hacia Buenos Aires con el equipo definido, pero al mismo tiempo se niega a anticipar la alineación titular o la estrategia que utilizará en el partido: "No puedo dar armas al enemigo".

En el partido de ida, jugado en la semana pasada en Rio de Janeiro, Flamengo no logró derrotar a los pupilos de Manuel Pellegrini, y debió conformarse con un empate sin tantos que, ahora, obliga el equipo carioca a buscar un triunfo de visitante en Buenos Aires.

"Podemos ganar y conquistar el título y el premio. Será un partido de paciencia y no podemos perder la tranquilidad", afirmó Torres.

Para el duelo decisivo, Flamengo no tendrá en la cancha a una de sus principales estrellas, el delantero Edilson, expulsado de la cancha en el partido de ida jugado en el estadio Maracaná.

Además, persisten dudas sobre las posibilidades de recuperación del mediocampista serbio Petkovic, quien dejó la cancha lesionado en el encuentro del miércoles pasado. El médico de Flamengo, Walter Martins, aseguró que las posibilidades de que se recupere a tiempo de jugar en Buenos Aires aumentaron en el último fin de semana.

El técnico brasileño se manifestó confiado en que el premio de tres millones de dólares para el campeón de la Copa Mercosur será un incentivo más para sus pupilos, que cuentan con esa inyección de recursos financieros para atenuar la crisis de Flamengo y lograr recibir sus salarios en retraso.

No obstante, advirtió que el rival del miércoles enfrenta problemas económicos similares a los del Flamengo: "(Perder) el premio es una amenaza para ambos".