EMOLTV

Lleyton Hewitt: debut y despedida en el Abierto de Australia

El número uno del mundo cayó derrotado en primera ronda ante el jugador español Alberto Martín por 1-6, 6-1, 6-4 y 7-6 (7-4). “En el primer set empecé nervioso y en el segundo cambiaron las cosas. Los dos siguientes fueron difíciles, física y emocionalmente”, explicó el vencedor.

15 de Enero de 2002 | 08:17 | DPA
MELBOURNE.- El español Alberto Martín puso hoy fin al sueño “aussie” de ver a Lleyton Hewitt coronarse campeón del Abierto de tenis de Australia al derrotar al número uno del mundo en primera ronda y escribir una página en la historia del torneo.

“Beto” Martín venció al primer favorito del Grand Slam australiano por 1-6, 6-1, 6-4 y 7-6 (7-4), en la primera ronda del torneo y en el Rod Laver Arena de Melbourne, ante miles de aficionados locales, que no dejaron de animar a su compatriota, recuperado de un ataque de varicela justo a tiempo para disputar el Abierto.

El hito conseguido hoy por Martín al eliminar a Hewitt supone la primera vez desde 1968 -cuando se inició la era “Open” del torneo- en que el primer cabeza de serie del Abierto de Australia cae en primera ronda.

“En el primer set empecé nervioso y en el segundo cambiaron las cosas. Los dos siguientes fueron difíciles, física y emocionalmente”, explicó “Beto” Martín, quien además de dar detalles de su juego, también tuvo que explicar por qué pidó la asistencia del “trainer” durante la disputa del tie break que cerró el partido, hecho que provocó la ira “aussie”.

Hewitt acusó a Martín de “sacar ventaja” por llamar al “trainer” durante la disputa del tie break. “Estoy seguro de que esta noche se verá en las noticias de todas las cadenas de televisión”, aseguró el australiano, aunque se negó a expresar su opinión sobre la decisión de su rival.

“Tenía rampas en las dos piernas”, aseguró por su parte Martín. “Pasa miles de veces en todos los Grand Slam y en muchos torneos. ¿Qué voy a hacer? ¿Regalarle el tie break?”, argumentó el español ante las preguntas de los periodistas australianos. “¿Acaso no recuerda que él lo pidió antes? Entonces, ¿él sí puede y yo no?”, replicó.

“He visto que él estaba bajo físicamente en el cuarto set y pidió al trainer”, continuó explicando Martín. “Yo no tengo ningún problema en pedir al trainer”, agregó. “No soy yo ni Hewitt quien decide las reglas. Yo tampoco estaba físicamente bien. Pero a él parece que su enfermedad le ha pasado factura”, añadió.

Hewitt reconoció que, tras su enfermedad, veía “las primeras dos o tres primeras rondas como las más duras del torneo”. “Sin mirar el cuadro, sin mirar quién iba a jugar conmigo, sólo físicamente. Si podía avanzar esas primeras rondas sin emplear demasiada energía, sí”, podía ganar el Abierto, aseguró el australiano.

El español alcanzó las semifinales del torneo de Adelaida, en casa del propio Hewitt, este mismo mes, mientras el australiano se recuperaba de la varicela que le obligó durante la misma semana a abandonar la Copa Hopman, en Perth. “No basé mi táctica en si él tenía varicela o no. Llevaba cinco días jugando”, explicó.