EMOLTV

Alex Kim recorre el camino de Chang

Descendiente de coreanos y graduado en Economía en la Universidad de Stanford, el rival del chileno Fernando González es producto del trabajo de la Federación de Tenis de Estados Unidos y destaca por su rapidez de piernas y su sólido juego de fondo.

16 de Enero de 2002 | 10:04 | EFE
MELBOURNE.- Alex Kim, un estadounidense de origen coreano, sembró el terror hoy en el Abierto de Australia al dejar fuera de combate en la segunda ronda al ruso Yevgueni Kafelnikov, cuarto favorito, campeón en 1999 y finalista en 2000, por 6-3, 7-5 y 6-3.

Situado en el puesto 234° del mundo, el mejor de su carrera, con un solo partido ganado el año pasado en el circuito ATP (jugó casi siempre en challengers) y dos perdidos, sin ningún título en su joven carrera, apenas sin señas de identidad, Kim pasó del anonimato a convertirse en una de las grandes sorpresas de este Grand Slam.

Entrenado por Matz Claesson y dotado con una gran rapidez de piernas, este jugador de 24 años, que proviene del programa de la USTA que dirige el español José Higueras, destrozó a todo un veterano y curtido en mil batallas como Kafelnikov en solo una hora y 42 minutos.

Algo debieron ver los directivos de la Federación de Tenis de Estados Unidos en este graduado en Economía por la Universidad de Stanford cuando hace dos años hizo su debut en el Grand Slam con una plaza de invitado especial en el US Open, aunque en su arranque se tropezó con Andre Agassi, su ídolo, quien le vapuleó por 6-4, 6-2 y 6-0.

Este año había jugado el torneo de Adelaida, a donde entró procedente de la fase previa, pero cayó en primera fase contra el holandés Sjeng Schalken. Apuntado luego al primer Grand Slam de la temporada, tuvo que superar también la fase de clasificación, para ganar en su primer partido ya en el cuadro grande al italiano Davide Sanguinetti.

Tocado con una gorra roja y con un desparpajo fuera de lo común, Alex Kim soltó hoy su brazo y pulverizó a Kafelnikov con sus cambios de ritmo, y sobre todo con una solidez excepcional (sólo cometió 17 errores no forzados por 55 del ruso).

Hubiera sido el rival del español Tommy Robredo en la tercera ronda, de no haber sido porque el chileno Fernando González jugó de forma fantástica y sin dejar opción al campeón de la Copa Hopman, le vapuleó por 6-2, 6-4 y 6-4.

"Hoy no tenía energía, hacía mucho tiempo que no me sentía tan mal, sin poder en las piernas, en los brazos. Hoy parecía que alguien estaba jugando en mi lugar", comentó Kafelnikov.

El ruso estaba tan desconcertado por su derrota como por el desconocimiento sobre su adversario. "Pregunté a varias personas sobre él porque no le había visto jugar antes, me dijeron que era un buen jugador de fondo de pista, rápido, y que me preparase para un partido difícil, pero no se por qué razón he jugado tan mal hoy. Estoy seguro que mañana me levantaré y pensaré ’Dios, qué hice ayer, dame a ese tío otra vez hoy y será una historia diferente’".
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo