EMOLTV

Graves disturbios por eliminación del Oporto de la Copa Portugal

Los hinchas reclamaron airadamente por la derrota del equipo, por 1-2, como local ante el Braga. Pedían la renuncia del DT del equipo, Octavio Machado, y del presidente del club, Pinto da Costa, con quien el Oporto ha ganado el mayor número de títulos, entre ellos siete campeonatos nacionales en los últimos diez años.

17 de Enero de 2002 | 08:33 | EFE
LISBOA.- Centenares de hinchas del Oporto protagonizaron esta madrugada graves tumultos en los alrededores del estadio de “Las Antas”, tras la eliminación del equipo de la Copa de Portugal en cuartos de final, al ser derrotado en su estadio por el Braga, por un marcador de 1-2.

Al término del partido, las gradas se llenaron de pañuelos blancos contra el entrenador oportista, Octavio Machado, y contra la directiva. Las protestas se extendieron posteriormente a los alrededores del estadio, donde se concentraron unas pocas decenas de hinchas exaltados para despedir con insultos a los jugadores.

El autobús con la plantilla salió de “Las Antas” fuertemente protegido por la policía en medio de los gritos e improperios de los seguidores, que también increparon al todopoderoso presidente del club, Jorge Nuno Pinto da Costa, que dirige la entidad desde hace dos décadas.

A coro, los hinchas pedían la salida de Machado, de Adelino Caldeira, administrador de la Sociedad Anónima Oporto que gestiona el fútbol profesional, y, por primera vez, la del presidente Pinto da Costa, con quien el Oporto ha ganado el mayor número de títulos, entre ellos siete campeonatos nacionales en los últimos diez años.

Las situación puede llegar a ser insostenible en el caso de un revés el próximo domingo en el derbi de la segunda mayor ciudad de Portugal, en casa del Boavista, segundo clasificado con 36 puntos y tres de ventaja sobre el Oporto.

Ya la pasada semana, los medios de comunicación anunciaron que Machado había presentado su dimisión, como consecuencia de sus discrepancias con Caldeira en la política de fichajes, apartado del que hasta hace poco tiempo se encargaba con gran éxito el presidente del club.

Hasta ahora los hinchas nunca habían pedido su dimisión y Pinto da Costa siempre mantuvo a los técnicos cuando los seguidores exigían su despido. Precisamente la contratación de Machado fue una opción personal.

No obstante, hasta hace dos temporadas el Oporto siempre acertó con los fichajes, mientras que ahora tanto en el ámbito deportivo como en el económico suma varios fracasos, como la contratación de los brasileños Renivaldo de Jesús Pena, que no logró suplir el vacío dejado por Mario Jardel, Alexandro, Rubén Junior o Paulo Assunsao.

La pasada temporada, el hispano-argentino Juan Pizzi no logró afianzarse, y lo mismo ha pasado en esta temporada con Juan Esnaider, que esta semana se incorporó al River Plate, días después de que el paraguayo Víctor Quintana regresase al Olimpia.

A pesar de su irregularidad en la Liga, en la apertura invernal del mercado que terminó el martes pasado, el Oporto se reforzó con dos jugadores cedidos por el Celta de Vigo, el ecuatoriano Iván Kaviedes, y el sudafricano Benny McCarthy, pero se desprendió de nuevo de futbolistas ante el asombro de los aficionados, que no perdonan a la dirección que el Sporting contratará en septiembre a Jardel, el máximo goleador en las cuatro Ligas que jugó en “Las Antas”.

La crisis, agudizada por la derrota anoche ante el Braga, que remontó un tanto en contra con goles en los minutos 71 y 74, puede tener graves consecuencias para el Oporto, que ocupa el tercer puesto de la Liga a cuatro puntos del líder, el Sporting, y que el próximo mes tiene dos encuentros seguidos con el Real Madrid, en la reanudación de la Liga de Campeones.