EMOLTV

Lo que espera a Ríos (si gana a Martín)

El argentino Gastón Gaudio o el ecuatoriano Nicolás Lapentti aparecen en el horizonte australiano de Marcelo Ríos, si es que el tenista chileno supera el escollo español en tercera ronda.

18 de Enero de 2002 | 11:01 | DPA
MELBOURNE.- El argentino Gastón Gaudio y el ecuatoriano Nicolás Lapentti afrontan este sábado una batalla cuyo objetivo es conquistar una plaza en octavos de final del Abierto de tenis de Australia, y en la que ambos son conscientes de la fuerza de su oponente.

El argentino llega con confianza, pero consciente de que cualquier rival que le hubiera podido tocar iba a ser igual de duro. Su amigo "Nico" (Nicolás Lapentti) no se lo pondrá fácil, y en el ambiente flotará la certeza de que en sus anteriores enfrentamientos -ambos el año pasado y sobre arcilla- el ecuatoriano se hizo con la victoria.

Lapentti, vigesimotercer favorito, saltará a la cancha convencido de estar en plena progresión -"todavía no he llegado a mi mejor nivel", asegura- y con ganas de repetir su inicio de la temporada 1999, cuando fue semifinalista en Melbourne y acabó sexto del ránking ATP. "Empezar aquí es muy importante", reconoció tras acceder a la ronda que disputa mañana.

El ecuatoriano se considera "bien preparado físicamente", tras una dura pretemporada, pero es plenamente consciente de que Gaudio "va a ser un rival muy fuerte" y de que el tenis masculino "está muy parejo". El argentino reconoció además que hará un esfuerzo suplementario por ganar, para dar una alegría a sus compatriotas, en los duros momentos socioeconómicos que aquejan a Argentina.

En cualquier caso, quien gane empezará la segunda semana del Abierto de Australia con un rival tanto o más difícil que el de mañana: el chileno Marcelo Ríos o el español Alberto Martín, que se enfrentan también mañana en un auténtico duelo de caracteres.

Respecto al chileno, con Gastón Gaudio sería su primer enfrentamiento en torneos de la ATP, mientras que con Lapentti se mediría por sexta vez: Ríos lidera el duelo por 3-2, aunque el último partido (Basilea 2000) quedó en manos del ecuatoriano por 3-6, 6-4 y 6-4.