EMOLTV

Rally: Loeb cerca de su primera victoria en Montecarlo

El piloto francés Sebastien Loeb (Citroen) quedó con una ventaja de 28 segundos sobre el finlandés Tommi Makinen (Subaru), a falta de una etapa para el final del Rally de Montecarlo, la primera prueba del Campeonato Mundial.

19 de Enero de 2002 | 16:34 | EFE
MONTECARLO.- El francés Sebastien Loeb (Citroen) está cada vez más cerca de conseguir su primer triunfo en el Mundial de Rally, ya que se mantiene como líder en Montecarlo, tras disputarse la segunda etapa, mientras que el español Carlos Sainz consiguió trepar hasta la tercera plaza y el último día luchará con Gronholm y Colin McRae por terminar en el podio.

Loeb, líder desde el tercer tramo de la carrera, manda con 28 segundos y dos décimas de ventaja sobre el único piloto que está en condiciones de inquietar su primer triunfo, el finlandés Tommi Makinen (Subaru), ganador de las tres últimas ediciones de la carrera y que hoy, en una exhibición en su primera carrera con el Impreza, ha ganado tres de los seis tramos disputados.

Carlos Sainz empezó la etapa quinto, pero a base de insistencia consiguió acabar la etapa en la tercera plaza. El madrileño está a dos minutos, 16 segundos y 9 décimas del líder, y su lucha mañana por el podio será con el finlandés Marcus Gronholm (Peugeot), tercero a 2:21.4 de Loeb, y su compañero en Ford, el escocés Colin McRae, a 2:52.4 de la cabeza.

Sebastien Loeb, actual campeón de Francia de rallys y de la Copa FIA Súper 1.600 -este año, Mundial Júnior-, tiene un poco más cerca su primera victoria en un Mundial en el que hasta ahora lleva disputadas dieciocho pruebas. Su hasta ahora mejor resultado fue un segundo puesto en el San Remo del año pasado.

El piloto francés, de 27 años y que cerró las puertas a la continuidad del español Jesús Puras en el equipo Citroen, está aprovechando el potencial de su vehículo en las "buenas" condiciones en las que se encuentran las carreteras de la septuagésima edición del Rally de Montecarlo.

Hoy, en la segunda etapa, el único superviviente de Citroen en Montecarlo -el viernes abandonaron antes del primer tramo por problemas mecánicos el sueco Thomas Radstrom y su compatriota Philippe Bugalski-, ha resistido lo insistentes ataques del único hombre que ha sido capaz de inquietarle, el tetracampeón mundial Tommi Makinen, que al final ha hecho que el francés duerma inquietoi antes de la última jornada.

Carlos Sainz estuvo toda la jornada anclado en la quinta posición, sobre todo tras cometer un pequeño error en la segunda especial del día: "Ocho kilómetros después de la salida, había una curva a la derecha muy deslizante con grava en la trayectoria. La parte trasera del Focus se me ha escapado y ha chocado contra el muro, lo que ha propulsado a la delantera también contra el muro. El español perdió cerca de veinte segundos en el incidente.

Pero el madrileño no cejó en su empeño. Sabedor de que su lucha era con Gronholm y McRae, comenzó a forzar el ritmo para tratar de limar poco a poco tiempo a los dos hombres que le precedían. En el penúltimo tramo, ya de noche cerrada, se puso a tiro de piedra del escocés y el finlandés, y en el último arriesgó entre tinieblas hasta superarles y asestarles un golpe moral con vistas a la etapa que cierra la prueba.

El actual campeón del mundo, el inglés Richard Burns, en su primera carrera al volante de un Peugeot 206 WRC, ocupa la séptima plaza, y el domingo pugnará con su ex compañero en Subaru, el noruego Petter Solberg -hoy retrasado por una salida en la segunda especial del día-, por entrar en la zona de puntos, en la que suman sólo los seis primeros clasificados.

La segunda jornada se ha cobrado la continuidad en carrera de otros dos pilotos oficiales: el checo Roman Kresta (Skoda Octavia), por accidente en la segunda especial, y el finlandés Harri Rovanpera (Peugeot 206), por rotura de la dirección en el mismo tramo.

El viernes dijeron adiós a la primera carrera del año dos de los hombres de Citroen -Radstrom y Bugalski- y los dos de Hyundai -el belga Fredy Loix (con un pie fracturado) y el alemán Armin Schwarz-. También abandonó el francés Didier Auriol, que participaba con un Toyota Corolla privado.

Mañana, domingo, se disputará la tercera y última etapa, con un recorrido de 98,8 kilómetros de velocidad que corresponden a las cuatro especiales finales de la prueba. El mítico puerto del Turini volverá a cobrar protagonismo, ya que dos de los tramos de la etapa -el mismo, de 32,85 kilómetros, que se recorre dos veces- coronan el "col" más famoso del Mundial de rallys.