EMOLTV

Rusos creen que hay una "Guerra Fría en el deporte"

La Duma o cámara de diputados rusa analizará las denuncias por la entrega de medallas en los Juegos Olímpicos de invierno que se realizan en Salt Lake City, las que incluso han llegado a calificar de "campaña antirrusa".

21 de Febrero de 2002 | 08:56 | DPA
MOSCU.- La Duma o cámara de diputados rusa aceptó hoy debatir una denuncia de "Guerra Fría en el deporte", en medio de una oleada de nacionalismo y escándalo por la concesión de medallas en la Olimpiada de invierno de Salt Lake City (EE.UU.).

La Junta de Portavoces incluyó en la agenda del Pleno del viernes dos proyectos de resolución, a sintetizar en documento único, sobre el "arbitraje subjetivo" y la supuesta "campaña antirrusa" por los acontecimientos en las competiciones olímpicas.

Con lenguaje airado, varios diputados forzaron la intervención de la Duma en defensa de "la dignidad" del país, injustamente vapuleado según ellos por los jueces en la ciudad norteamericana.

Uno de los diputados promotores de una solemne declaración que se haría llegar al Gobierno del presidente ruso, Vladímir Putin, se lamentó de la falta de reacción del Kremlin ante el perjuicio "para los intereses nacionales" de Rusia.

"La Unión Soviética nunca hubiera permitido que trataran de esa manera a sus deportistas", bramó Alexéi Mitrofánov, dirigente del partido ultranacionalista de Vladímir Yirinovski.

Mitrofánov acusó a EE.UU. de "decidir a quién se otorgan medallas", en relación con el origen del escándalo, en la modalidad de patinaje artístico por parejas.

Pero el debate parlamentario abarcará no sólo al caso de las "dos medallas de oro", a la pareja rusa que la ganó en un principio y a la canadiense que la recibió tras varios días de escándalo, sino a otros incidentes posteriores.

El revuelo que suscitó la polvareda nació cuando la puntuación de una jueza francesa dio la medalla de oro a la pareja rusa integrada por Elena Berezhnaya y Antón Sijarulidze.

Tras casi una semana de recursos, invectivas y acusaciones, el Comité Olímpico Internacional (COI) anuló la puntuación de la francesa y dio lugar a que los canadienses Jamie Sale y David Pelletier también recibieran otra medalla de oro.

A partir de ese momento, lo que comenzó en el mundo como escándalo por "la medalla rusa" se transformó en Rusia en escándalo por "la medalla canadiense".

En una unánime manifestación nacionalista con participación hasta de una viceprimera ministra, la sociedad rusa denunció el "peligroso precedente que amenaza con impugnar cualquier resultado deportivo".