EMOLTV

Derby español no tuvo ganador

El clásico entre el Barcelona y el Real Madrid terminó igualado a un gol, en un encuentro donde las porterías sólo pudieron ser batidas al aprovechar gruesos errores defensivos.

16 de Marzo de 2002 | 19:00 | DPA
BARCELONA.- El Barcelona empleó fuerza y pasión, mientras que el Real puso en juego orden y mayor calidad para cerrar hoy un empate a uno que aplaza el veredicto sobre las posibilidades de ambos equipos en lo que queda de Liga.

El choque, el más destacado de la trigésima jornada, puede permitir que el Valencia se distancie aún más de ambos contendientes si vence mañana al Rayo Vallecano. Aunque es el Barcelona el que sale más perjudicado, ya que puede verse a nueve puntos de los líderes.

Con todo, el equipo azulgrana puede aún así considerarse afortunado: si se concediera un veredicto a los puntos, los blancos que aumentan a 19 el número de años sin ganar en el Camp Nou, serían los vencedores. Dominaron por completo la primera mitad y tuvieron buenas ocasiones en una segunda en la que el Barcelona al menos sí tuvo un sitio en el campo.

El partido tuvo un inicio lento, debido a un incidente extradeportivo: cuando apenas se llevaba un minuto de juego, dos militantes antiglobalización se esposaron a cada uno de los postes de la portería barcelonista. Hasta que la policía logró desencadenarles con una llave maestra, pasaron ocho minutos largos.

Los dos equipos parecieron quedar sorprendidos tras lo ocurrido, y decididamente fríos. Pasaron unos veinte minutos hasta que pudieron deducirse algunas pautas en el choque más allá del control férreo de los centros del campo de cada equipo, que limitaban el desarrollo del juego.

Pero quien pronto se adueñó del balón fue el Real Madrid. La presencia de Guti en la punta de ataque como falso ariete demostró ser un añadido fundamental a la línea de creación, además de impedir que la defensa azulgrana fijara las marcas. El brasileño Roberto Carlos entraba una y otra vez por la banda izquierda, ayudado por la presencia del argentino Santiago Solari como complemento, y el francés Claude Makelele robaba balones sin fin.

Mientras los nervios del francés Philippe Christanval se contagiaban al meta Roberto Bonano, llegó el gol blanco en el minuto 31. Raúl buscó un contraataque habilitado por Zinedine Zidane, el italiano Francesco Coco intentó despejar y sirvió involuntariamente un pase de oro para que Zidane, en segunda oleada, marcara a placer.

El dominio blanco llegó a ser insultante por momentos en el resto de la primera mitad. A Raúl se le anuló otro gol, por un dudoso "off-side", y el ariete blanco falló a su vez un claro remate de cabeza, ya en el prolongado descuento. A cambio, sólo un par de acciones del holandés Patrick Kluivert pusieron una cierta inquietud en la meta de César.

Impulsado más por el orgullo que por calidad u orden, el Barcelona recuperó terreno y dominio de balón con la reanudación. Xavi puso a prueba a César en un saque de falta en el 53, bien respondido por el arquero; pero después, César volvería a cuestionar su propia titularidad con un fallo impropio del meta de un equipo de primer nivel al dejar escapar un sencillo tiro raso que valió el empate barcelonista (m. 58).

El Real no se descolocó, y mantuvo sus opciones en salidas rápidas. La mejor la protagonizó Raúl, que en el minuto 74 buscó una de sus vaselinas desde fuera del área tras robarle la cartera (una vez más) a Christanval. El tiro se estrelló en el larguero de Bonano.

En el minuto 77 se produjo la segunda interrupción de la noche, esta vez con la invasión del centro del campo por parte de dos militantes del independentismo vasco que interrumpieron un contraataque de Rivaldo y se llevaron la consiguiente protesta del público.

Un nuevo disparo de Xavi al palo en el 89 (aunque el gol no hubiera valido, puesto que se trataba de un tiro libre indirecto) fue el último punto de interés del choque, que se salda con la sensación de que ambos contendientes favorecieron con su igualada a rivales que, como el Valencia y el Deportivo, se perfilan cada vez más temibles.

Alineaciones

BARCELONA: Bonano, Puyol, Christanval, De Boer, Coco, Xavi, Luis Enrique (Rochemback, m. 50), Cocu, Saviola, Rivaldo (Overmars, m. 78) y Kluivert.

REAL MADRID: César, Michel Salgado, Pavón, Hierro, Roberto Carlos, Makelele, Iván Helguera, Zidane, Solari (McManaman, m. 90), Raúl y Guti (Savio, m. 83).

Goles: 0-1, m. 32: Zidane. 1-1, m. 58: Xavi.

Arbitro: El cántabro Pérez Burrull.

Estadio: Camp Nou, lleno total, 95.000 espectadores.