EMOLTV

NBA: La liga pierde estrellas

Vince Carter quedó fuera por el resto de la temporada, Allen Iverson estará ausente al menos cuatro semanas y Tracy McGrady también podría alejarse de los gimnasios por un tiempo, todos lesionados en una negra jornada para la NBA.

23 de Marzo de 2002 | 15:35 | EFE
HOUSTON.- La NBA vivió la jornada más negra de toda la temporada luego que Vince Carter, Allen Iverson y Tracy McGrady sucumbieron ante los efectos negativos de las lesiones, y sólo el escolta Kobe Byrant surgió para ayudar a Los Angeles Lakers a conseguir romper la racha de dos derrotas consecutivas.

El comienzo fue la confirmación oficial que el escolta Vince Carter, de los Toronto Raptors, pasará por el quirófano el lunes próximo para que le hagan una artroscopia en la rodilla izquierda y se quedará fuera de acción por lo que resta de temporada.

Carter, que comenzó la temporada con toda las espectativas de consolidarse como una gran estrella, no tuvo suerte con las lesiones desde el primer partido y ahí fue de más a menos hasta dejar a los Raptors sin ninguna posibilidad de estar en la fase final del campeonato, aunque sus compañeros le dedicaron el triunfo por 94-80 ante los Cleveland Cavaliers.

Durante los 60 partidos que disputó, Carter logró promedios de 24,7 puntos; 5,2 rebotes y 4,0 asistencias y el pasado mes de febrero ya no pudo jugar en otros seis por causa de una lesión de espalda y tampoco lo hizo en el Juego de las Estrellas.

Iverson, máximo encestador de la liga, sufrió la rotura de un dedo de la mano izquierda y será baja al menos entre 4 y 6 semanas con los Philadelphia Sixers, que tuvieron como única compensación el triunfo por 96-92 frente a los Boston Celtics.

El base Eric Snow y el alero Derrick Coleman se crecieron para combinarse con 21 puntos cada uno, mientras que Iverson antes de lesionarse en la primera parte logró también ser el máximo encestador con 22 tantos al completar los 24 minutos reglamentarios.

Pero luego ya no salió en la segunda y fue internado en el Hospital Bautista England, de Boston, y los doctores confirmaron la fractura en la mano izquierda, dejando a los Sixers con toda la incertidumbre sobre su futuro.

La misma que les tocó vivir a los Magic cuando vieron como su estrella, Tracy McGrady, se golpeaba con dureza al caer al suelo en un choque con los defensores Robert Traylor y George Lynch, de los Charlotte Hornets.

McGrady se quedó tumbado boca arriba con fuertes dolores en la espalda y tuvo que ser sacado en camilla y trasladado al Florida Hospital para quedar internado toda la noche como medida preventiva, mientras los doctores le hacían todo tipo de pruebas.

Los médicos del equipo tienen previsto hacerle también una prueba de resonancia magnética y confirmar que no sufre ningún tipo de rotura o lesión grave en la espalda, que el pasado mes de diciembre le obligó a perderse tres partidos de liga.

Los Magic, sin McGrady, que tiene promedios de 25,7 puntos; 7,7 rebotes y 5,3 asistencias por partido, no pudieron con los Charlotte Hornets, que se impusieron por 106-92 para consolidar sus aspiraciones de estar en la fase final del campeonato.

La otra cara de la moneda fueron Bryant y el pívot Shaquille O’Neal, que volvieron a ser las estrellas decisivas para los dobles campeones de liga en la victoria por 94-82 que consiguieron frente a los Detroit Pistons y romper una racha de dos derrotas consecutivas.

O’Neal anotó 28 puntos (11 de 18 tiros de campo) y su poder físico el factor que decidió el partido ante unos jugadores de los Pistons que nunca tuvieron una respuesta que darle por su menor tamaño.

Bryant esta vez si fue el apoyo que necesitó O’Neal y los Lakers al conseguir 18 puntos, siete rebotes, siete asistencias y cuatro robos de balón.

Los Lakers, que ganaron su noveno triunfo consecutivo en su campo del Staples Center, evitaron por segunda vez esta temporada una racha de tres derrotas seguidas.

Los aleros Jerry Stackhouse con 21 puntos y Corliss Williamson y el pívot Cliff Robinson, que anotaron 17 cada uno, fueron los líderes de los Pistons, que no pudieron terminar su gira perfecta por la Costa del Oeste, pero se mantienen de líderes indiscutibles en la División Central.

Los New Jersey Nets los ayudaron con el triunfo por 108-84 frente a los Milwaukee Bucks, que nada pudieron hacer para frenar el acierto del base Jason Kidd, Kerry Kittles y Kenyon Martin.

Kidd fue el líder perfecto con 17 puntos, 15 asistencias y ocho rebotes en la novena victoria consecutiva para los Nets como locales, que se mantienen como los líderes indiscutibles en la División del Atlántico.

El alero Rasheed Wallace anotó 19 puntos, incluidos tres tiros de tres puntos en el tercer periodo, y los Portland Trail Blazers vencieron por 109-93 a los Chicago Bulls en el regreso de Scottie Pippen al escenario del United Center, donde junto con Michael Jordan le dieron vida a la tercera dinastía en la historia de la NBA, ahora convertido en el peor equipo de la liga.

La juventud de los Indiana Pacers, que encabezaron los aleros Jermaine O’Neal y Ron Mercer les permitió vencer 104-94 a los Miami Heat, que se alejaron un poco más del sueño de estar en la fase final del campeonato mientras que sus rivales se acercaron.

Los Seattle SuperSonics vencieron fácil por 112-82 a los Houston Rockets, que ya son un equipo de lotería.