EMOLTV

Montoya amenaza a Schumacher en GP de Brasil

El colombiano ha declarado que el Williams FW24 BMW debe adaptarse perfectamente a esta pista con muchos baches y con eso espera superar al alemán de la Ferrari, que aún no decide si correrá con el nuevo auto F2002.

28 de Marzo de 2002 | 12:57 | EFE
SAO PAULO.- El colombiano Juan Pablo Montoya cuenta con casi todo a su favor para lograr la victoria en el Gran Premio de Brasil, tercera prueba puntuable para el Campeonato del Mundo de Fórmula Uno, que se disputa este fin de semana en el Autódromo José Carlos Pace de Sao Paulo.

El trazado del circuito paulista, el único del mundial que se corre en sentido inverso a las agujas del reloj, es uno de los favoritos del piloto colombiano, que antes de desplazarse a Brasil ha declarado que el Williams FW24 BMW debe adaptarse perfectamente a esta pista con muchos baches.

El pasado año Montoya, protagonista de un espectacular adelantamiento al alemán Michael Schumacher al final de la recta de meta, dominó la carrera hasta que fue eliminado por el holandés Jos Verstappen (Arrows A22 Asiatech).

Después de las dos primeras carreras de la temporada el mundial parece ser cosa de dos pilotos, Michael Schumacher y Juan Pablo Montoya, y será el alemán, que estrenará el Ferrari F2002, su principal rival.

Lo que no está claro es si Michael Schumacher utilizará el nuevo Ferrari en la prueba del domingo o lo empleará únicamente en los entrenamientos y en sesión de clasificación del sábado por la tarde, utilizando el F2001, más fiable y todavía muy competitivo, para la carrera.

El Gran Premio de Brasil se le ha dado siempre muy bien a los pilotos locales. Emerson Fittipaldi, Nelson Piquet, José Carlos Pace y Ayrton Senna, han inscrito una o varias veces sus nombre entre los vencedores y en esta ocasión puede haber llegado el turno a Rubens Barrichello.

El utilizar el F2001 puede ser favorable a Barrichello que no tendrá que dispersar su trabajo en poner dos coches a punto, el vehículo del pasado año ha demostrado que es todavía muy competitivo y sus seguidores pueden hacer volar al brasileño, que tan sólo cuenta con una victoria, en el GP de Alemania de 2000, en su historial.

El vencedor del pasado año, el británico David Coulthard, tendrá problemas para renovar su triunfo, el McLaren MP4/17 Mercedes tiene muchos problemas con el motor y por si fuera poco en las dos primeras carreras de la temporada ha sido superado por su nuevo compañero de equipo, el finlandés Kimi Raikkonen.

Renault, el tercero en discordia
Si Ferrari, al que no se le ha dado nunca muy bien este circuito, en el que solo ha vencido en dos ocasiones (en 1990 con el francés Alain Prost y en 2000 con Schumacher) y Williams-BMW son los favoritos a la victoria, la escudería Renault, con el italiano Jarno Trulli y el británico Jenson Button, puede ser la tercera en discordia, ante los problemas de McLaren-Mercedes.

En Malasia, Button estuvo a punto de subir al podio y parece cada vez más cercano el día que los Renault luchen por la victoria en un Gran Premio.

Después de las pruebas comparativas realizadas en el circuito de Cataluña, la escudería británica Jaguar alineará los modelos R3 de este año para el español Pedro de la Rosa y el británico Eddie Irvine.

Dada la poca diferencia de competitividad entre el R2 y R3, se ha decidido seguir con el desarrollo del coche de este año y no dispersar esfuerzos, pero las posibilidades de hacer una buena carreras son escasas.

Según Pedro de la Rosa, las únicas posibilidades de figurar bien al final de la prueba pasan por la fiabilidad demostrada del coche y por el que los demás tengan problemas o la lluvia, presente en forma de fuertes chubascos, altere el desarrollo normal de la carrera.

Esta será también la ocasión de la nueva esperanza brasileña, Felipe Massa (Sauber C21 Petronas), de destacar ante su público. Su coche le ha permitido ya puntuar en Malasia y ahora en el Autódromo José Carlos Pace, puede llegar muy cerca del podio.

Interlagos, nombre con el que también se conoce al circuito, que en un principio estaba en el campo y ahora con la expansión monstruosa de Sao Paulo está prácticamente integrado en la ciudad, es uno de los trazados más exigentes del mundial con su asfalto ondulado, que somete a una dura prueba las suspensiones y el chasis.

También los motores sufren mucho en este trazado, no solo por el calor, sino por los 750 metros de altura sobre el nivel del mar a los que se encuentra el circuito, lo que se traduce en una perdida de potencia entre el cinco y el siete por ciento.

La jornada de este viernes estará dedicada a los entrenamientos libres, así como el sábado por la mañana, mientras que por la tarde se disputará la sesión de clasificación, para establecer la formación de salida de esta tercera prueba del mundial.