EMOLTV

Ríos casi se va de farra

Pese a que el tenista chileno venció al marroquí Younes El Aynaoui por 1-6, 6-3 y 6-4, en poco más de dos horas de juego, su juego estuvo lejos del nivel que exhibió, por ejemplo, en Key Biscayne. Con muchos errores y poca contundencia en su servicio, el partido se le complicó más de lo esperado ante un rival que poco tenía para derrotarlo.

17 de Abril de 2002 | 09:45 | Arturo León Díaz, EMOL
MONTECARLO/SANTIAGO.- Mucho y poco, aunque parezca una contradicción, tendrá que sacar en limpio el chileno Marcelo Ríos (23° de la ATP) de su triunfo sobre el marroquí Younes El Aynaoui (18°) en la segunda ronda del Masters Series de Montecarlo.

En poco más de dos horas, Ríos logró recuperarse de un comienzo desastroso y terminó imponiéndose por 1-6, 6-3 y 6-4. Pero casi no fue por méritos propios, aunque sí hizo un gran trabajo de dmolición sobre la derecha de su rival, ya que cayó en largas lagunas que no lo dejaron mostrar en la cancha del Principado todos los argumentos que tiene en su zurda.

El Aynaoui, al contrario, lo dio todo en la primera manga. Con rápidos desplazamientos, siempre estuvo atento para acomodarse para su derecha, fuerte y bien angulada, y que nunca Ríos pudo contrarrestar. Y eso le valió al africano ganar la primera manga gracias a dos quiebres, en el cuarto y sexto games.

Lo que vino después también pasó por el marroquí, incluido un golpe en su cabeza con la raqueta tras fallar en un golpe. Su frente quedó averiada –tuvo que llamar al paramédido para que le curara una pequeña herida sangrante-, pero más su juego que ya no fue el mismo del primer set, ese de los golpes fuertes y bien colocados.

Ríos hizo lo suyo, jugando a los costados y manteniendo en juego la pelota para tratar de finiquitar con un “winner”. Y eso le dio sus dividendos. El segundo set lo hizo suyo por 6-3 gracias a un quiebre en el octavo game.

La tercera y definitiva manga tuvo emoción, ya que Ríos quebró en dos oportunidades el servicio del marroquí, pero éste respondió a su vez con un "gancho" que le permitió estrechar el marcador. Los errores, a esa altura, se producían en ambos lados de la cancha, hasta que Ríos hizo prevalecer su saque para quedarse con el partido.

Lo único rescatable de la actuación de Ríos fue no haber tirado el partido cuando sus errores lo llevaban al despeñadero. Pero eso no le servirá para ganarle al español Juan Carlos Ferrero (4°), que dejó en el camino a su compatriota Félix Mantilla también en tres sets, por 6-1, 3-6 y 7-6(3). Tendrá que dar más, de lo suyo, pero mucho más. A veces, estas lecciones también sirven.