EMOLTV

La UC se sacó un 7 ante Cobresal

Con contundencia y un juego colectivo impecable, los cruzados se aprovecharon de una frágil e inocente defensa de Cobresal, que terminó observando cómo caían siete goles en su valla.

21 de Abril de 2002 | 20:03 | Felipe Vásquez, EMOL
SANTIAGO.- La Universidad Católica aprovechó todas las licencias defensivas que Cobresal le cedió y goleó con contundencia por 7-0, en el cierre de la décima fecha del fútbol nacional.

Desde principio a fin la UC fue infinitamente superior a un Cobresal que, en defensa, difícilmente pareció un equipo profesional. Jorge Socías improvisó en esa línea al debutante Mario Osorio para resguardar el fondo y Gonzalo Martínez, quien fuera el tercer arquero de la "U" en el bicampeonato 94-95, simplemente fue un fantasma.

A los 15' Miguel Ponce abrió la cuenta con un centro que se coló en un ángulo de Martínez. Tres minutos más tarde, Arturo Norambuena marcaba su primer gol de la noche mediante golpe de cabeza. A esas alturas, ya se podía intuir una goleada, aunque los cruzados terminaron relajándose durante la última media hora de la primera etapa.

En el complemento, la UC salió a cumplir la tarea pendiente, empujados por un entusiasmado Rodrigo Barrera y un par de batalladores atacantes como Norambuena y Gabrich, quien ingresó tempranamente por Daniel Pérez.

El propio Barrera (52') en un desborde por la izquierda, Milovan Mirosevic (61') e Iván Gabrich (66') con golpe de pecho, estructuraron un 5-0 demoledor, que hacía justicia a lo ocurrido en el partido. El conjunto minero tampoco fue favorecido con los cambios, que no estuvieron ni cerca de cambiar el trámite del partido.

Arturo Norambuena repitió a los 74' con otro cabezazo y hasta Mauricio Segovia, a los 89', marcó el primer gol de su carrera en primera división, entrando por el medio y soportando la marca de dos defensas.

Los cruzados presentaron un partido redondo, con una ofensiva demoledora y un juego colectivo admirable. Cobresal fue todo lo contrario, mostrando chispazos de fútbol en el mediocampo con Cristian Chaparro, pero con un bloque defensivo simplemente nefasto.