EMOLTV

La temporada de Massú, a punto de llegar a su fin

Una nueva recaída a su lesión al codo y un diagnóstico confuso hacen muy probable que el tenista Nicolás Massú pare incluso por cinco meses, lo que prácticamente significaría el fin de su participación en el circuito por esta temporada.

22 de Abril de 2002 | 12:17 | DPA
BARCELONA.- La temporada 2002 que comenzó con brillantez para el chileno Nicolás Massú, que por fin parecía haber dado el salto de calidad a la élite del tenis mundial, podría haber terminaod a causa de una misteriosa lesión en el codo lo tiene ahora a punto de dar por concluida la actual campaña.

"Ya no puedo más", se lamentó un abatido Massú, que tuvo que abandonar en la primera ronda de Barcelona tras perder ante el español Galo Blanco el primer set por 6-3. "Si tengo que estar cinco meses parado lo estaré", agregó el jugador.

La lesión tiene a Massú sumido en la desesperación, tanta que no dudó en anunciar su regreso a Chile. "Me voy", sentenció, "no volveré a jugar hasta que no esté bien", agregó.

La decisión supone quebrar la temporada justo ahora que llegan los torneos importantes sobre arcilla, su superficie preferida. "Si es necesario no jugar Roland Garros, no jugaré", explicó resignado el tenista de 22 años.

Massú se lesionó jugando la final del pasado torneo de Buenos Aires, en febrero, donde pese a sentir molestias ganó el primer y hasta ahora único torneo ATP de su carrera. Después jugó en Acapulco, donde los pinchazos no le impidieron pasar la primera ronda antes de caer en un choque de tres horas ante el argentino Juan Ignacio Chela.

Los dolores se hicieron agudos en Delray Beach, donde Massú tuvo que abandonar ante el tailandés Paradorn Srichaphan. Tras un mes y medio parado, el chileno reapareció en Montecarlo la semana pasada, donde consiguió una engañosa victoria ante el italiano Davide Sanguinetti y cayó en segunda ronda ante el británico Tim Henman.

"Pensé que estaba bien, pero está claro que no es así", agregó cabizbajo en Barcelona, donde la organización le denegó su petición de jugar su partido de primera ronda el martes.

En toda esa evolución, los diagnósticos cruzados de los médicos de los torneos no hicieron sino incrementar la confusión del tenista y agregar misterio a la lesión. "Unos me dicen que tengo una bursitis, otros que es una tendinitis, no sé qué pasa", señala.

Tampoco los tratamientos aplicados por los especialistas satisfacen al jugador. "Llevo cinco semanas tomando antiinflamatorios, incluso me infiltraron dos veces, pero nada parece dar resultado", apunta el viñamarino.

Ante la complejidad de la situación, Massú se refugia en el lamento. "La mejor temporada de mi carrera rota así... es una lástima".