EMOLTV

Sao Paulo finalista en Brasil por juego limpio

Debido a un polémica norma que beneficia a los equipos con menos tarjetas amarillas, el club del chileno Claudio Maldonado avanzó a la final del Torneo Río-Sao Paulo tras un doble empate en semifinales con Palmeiras.

27 de Abril de 2002 | 18:03 | EFE
SAO PAULO.- El club Sao Paulo se convirtió en el primer clasificado para la final del Torneo Río-Sao Paulo al empatar hoy 2-2 con Palmeiras y gracias a una novedosa e inédita ley que concede ventaja a los equipos que acumulen menos amonestaciones por indisciplina.

Sao Paulo y Palmeiras habían empatado 1-1 el pasado domingo en el primero de los dos partidos por la semifinal y hoy volvieron a quedar emparejados en el marcador, esta vez en dos goles.

Pese al doble empate en el mismo campo, ya que los dos partidos se disputaron en el estadio Morumbí, de Sao Paulo, los que eliminó las condiciones de local o de visitante, el club tricolor se quedó con la clasificación gracias a que sus jugadores sólo recibieron 4 tarjetas amarillas en las dos semifinales.

Los jugadores de Palmeiras, dirigido por el ex seleccionador brasileño Wanderley Luxemburgo, acumularon 7 amarillas en los dos partidos, lo que les terminó costando la clasificación.

Sao Paulo se enfrentará en la final del Torneo Río-Sao Paulo al vencedor del duelo entre Corinthians y Sao Caetano, que también empataron 1-1 en el primer partido de semifinales y volverán a encontrarse mañana, domingo, en el estado Morumbí.

La ventaja en la otra semifinal la tiene Sao Caetano debido a que el subcampeón de los dos últimos campeonatos brasileños tiene 3 tarjetas amarillas, contra cuatro que recibieron los jugadores del club dirigido por el ex seleccionador Carlos Alberto Parreira.

El Torneo Río-Sao Paulo, el campeonato interregional más importante de Brasil, fue disputado por los mejores equipos de los estados de Río de Janeiro y Sao Paulo, y llegó a las semifinales con un claro dominio de los paulistas, ya que ninguno de los equipos cariocas consiguió su clasificación.

La novedosa regla que, como criterio de desempate, confirió más importancia a las tarjetas amarillas que al desempeño técnico de los equipos terminó por convertir al árbitro del partido, Carlos Eugenio Simon, en el principal protagonista del partido de este sábado.

Cada cartulina amarilla contra un jugador fue celebrada por los hinchas del equipo contrario como si hubiese sido un gol.

"Cuando en el extranjero se enteren que un equipo brasileño fue campeón por las tarjetas se van a reír", dijo Parreira esta semana al criticar la norma.

Pese a la preocupación por las tarjetas, Palmeiras y Sao Paulo protagonizaron un partido bastante disputado y en el que se alternaron en los ataques.

Sao Paulo, que abrió el marcador en el minuto 5 por intermedio de un tiro libre cobrado por el portero Rogerio Ceni, tan sólo garantizó su clasificación a nueve minutos del final gracias a una anotación de cabeza de Gustavo Nery.

Pese al gol sufrido al comienzo del partido, Palmeiras consiguió empatar el marcador en el minuto 23 por intermedio de Christian y alcanzar una ventaja parcial tres minutos después con un gol de Magrao.

Los dos equipos se fueron a las duchas con la ventaja temporal de Palmeiras por 2-1, y el equipo de Wanderley Luxemburgo, sin preocuparse por las amonestaciones, ya parecía celebrar la clasificación hasta que, en el minuto 81, Sao Paulo logró el empate salvador.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo