EMOLTV

Alex Crivillé anunció su retiro definitivo del motociclismo

El piloto español declaró, en la conferencia de prensa en que anunció su alejamiento de las carreras que "Quiero decirles que lo que siento al ganar es algo inexplicable y eso es lo mejor que me llevo".

04 de Mayo de 2002 | 08:36 | EFE
JEREZ DE LA FRONTERA, España.- Alex Crivillé anunció hoy su adiós definitivo al mundo de la competición y lo hizo en uno de los escenarios que más le ha visto ganar, el circuito de Jerez, en donde mañana, todavía no se sabe cómo dará una vuelta de honor para despedirse de la afición.

Con lágrimas en los ojos, irrefrenable síntoma de la emoción del momento, Alex Crivillé dijo creer que había llegado el momento de anunciar su "adiós definitivo a las carreras".

"Como os imagináis, voy a anunciar mi retirada definitiva de las motos. Soy un hombre de pocas palabras, pero me gustaría intentar transmitir a la afición, a los miles que se encuentran aquí a los de toda España y todo el mundo que son los mejores", dijo el campeón del mundo de 125 c.c. en 1989 y de 500 c.c. en 1999.

Emocionado y sin poder reprimir las lágrimas, Crivillé añadió: "Quiero decirles que lo que siento al ganar es algo inexplicable y eso es lo mejor que me llevo, sobre todo aquí, en Jerez".

"Por supuesto, también quiero agradecer al equipo Honda Repsol la confianza que depositó en mí y a todos los patrocinadores, pues con ellos conseguimos a lo largo de todos estos años lo que queríamos, ser campeones. Que duda cabe que hoy es un día muy especial, pero cuando no se puede seguir al más alto nivel, ganando, que en realidad es lo que me gusta y ya con 32 años, lo mejor es decir adiós y hacerlo de la mejor forma posible, en Jerez", recalcó Alex Crivillé todavía con los signos de una gran emoción en su rostro.

En cuanto a los motivos físicos de su retirada, no quiso entrar Crivillé en demasiados detalles, pero sin aseguró que "no tengo nada grave, pero sí que tengo que dejar las motos. Que duda cabe que si en lugar de 32 años tuviese "veintitantos" no estaría ahora aquí, pero creo que ha llegado el momento de anunciar mi adiós definitivo a las carreras", indicó el único campeón del mundo de 500 c.c. del motociclismo español.

Mañana será un día grande para Alex Crivillé, estará por última vez ante su afición, la que más ha aplaudido sus gestas, pero esta vez será para darle su adiós definitivo, una despedida que, por ahora, empaña Honda con su negativa de dejarle la moto que le hizo campeón del mundo y que condicionará la vuelta de honor que dará a la remozada pista de Jerez.

"Me hubiera gustado dar la vuelta en la moto con la que fui campeón del mundo, pero eso no va a ser posible, entonces no sé si lo haré con una cuatro tiempos, en un coche descapotable o cómo, todavía no lo tenemos demasiado claro", se limitó a decir Crivillé para concluir su anunció tal y como lo empezó, con un gran aplauso.

Crivillé debutó en el mundial en este circuito, en el año 1987, el mismo año en el que se inauguraba la pista andaluza y que hasta ahora siempre había contado con la participación del piloto catalán, que mañana estará como espectador en un circuito en el que ha ganado cuatro grandes premios, tres en 500 c.c. y uno en 125 c.c., honor que le confiere el título de piloto que más pruebas ha ganado en esta pista junto al australiano Michael Doohan (Honda), quien por paradojas de la vidas también se retiró, aunque lo anunció meses después, tras sufrir una caída en Jerez.