EMOLTV

NBA: Duncan levantó a los Spurs

La estrella del conjunto de San Antonio marcó 23 puntos sólo un día después de asistir a los funerales de su padre, que sirvieron a los Spurs para eliminar a Seattle en los playoffs. En el Este, Paul Pierce marcó 46 unidades para los Celtics, que eliminaron a los Sixers de Allen Iverson.

04 de Mayo de 2002 | 16:37 | EFE
HOUSTON.- El alero Tim Duncan mostró por primera vez en su carrera profesional que no sólo es un excepcional jugador sino que también puede superar todo tipo de emociones, incluida la de jugar un partido decisivo 24 horas después de haber asistido a los funerales de su padre.

La presencia de Duncan permitió a los San Antonio Spurs ganar fácil por 101-78 a los Seattle SuperSonics en el quinto y decisivo partido de la eliminatoria de la primera ronda de la fase final de la NBA en la Conferencia Oeste.

La victoria dejó a los Spurs con la victoria de 3-2 en la serie al mejor de cinco y clasificados para las semifinales que disputaran a partir del próximo domingo al mejor de siete partidos contra Los Angeles Lakers, actuales campeones defensores, que el año pasado los barrieron 4-0 en las finales de la federación.

Duncan, que no pudo jugar el cuarto partido para la muerte de su padre, no sólo aportó 23 puntos, para ser el máximo encestador, nueve rebotes y siete tapones, sino que además hizo que sus compañeros también recuperasen la confianza y la condición de ganadores.

El pívot Malik Rose lo demostró al aportar 18 puntos y 13 rebotes; el escolta Steve Smith, que en el cuarto partido falló por completo, esta vez contribuyó con 14 tantos, capturó 10 balones bajo los aros y dio seis asistencias.

El novato francés Tony Parker también fue factor en la victoria de los Spurs al apoyar con 15 puntos, cinco rebotes y dos asistencias, mientras que el reserva Antonio Daniels logró 13 tantos para el equipo de San Antonio, que al final no necesitaron de la participación del pívot David Robinson.

Al finalizar el partido Duncan se mezclo entre los aficionados para darles el simbólico golpe de mano abierta y demostrar una nueva faceta de motivador y expresar las emociones y dejar a un lado su característica frialdad.

El escolta Gary Payton volvió a ser el líder de los SuperSonics al conseguir 23 puntos, nueve rebotes y cinco asistencias, pero su equipo se quedó con sólo un 34,1 por ciento de acierto en los tiros de campo; 36,4 en los triples y el 70,6 desde la línea de personal.

Si Duncan confirmó su condición de gran estrella, el escolta Paul Pierce realizó el mejor partido como profesional al conseguir 46 puntos y guió a los Celtics de Boston a la victoria de 120-87 frente a los Sixers de Philadelphia en el quinto y decisivo partido de la primera ronda de la fase final de la NBA de la Conferencia Este.

El triunfo permitió a los Celtics ganar por 3-2 la eliminatoria al mejor de cinco y clasificarse para las semifinales que disputaran al mejor de siete partidos contra los Pistons de Detroit, que ganaron también por 3-2 la serie ante los Raptors de Toronto.

Pierce fue una máquina de encestar puntos al conseguir 16 canastas de 25 tiros de campo, incluidos 8 de 10 triples, nueva marca en la historia del equipo, y 6 de 7 desde la línea de personal, dio seis asistencias y capturó cuatro rebotes.

La marca de Pierce fue la quinta mejor en la historia de la participación de los Celtics en la fase final del campeonato.

Junto a Pierce también surgió el alero Antoine Walker para aportar 26 puntos, con 4 de 9 triples, nueve rebotes y seis asistencias, mientras que Eric Williams contribuyó con 17 tantos para los Celtics, que volvieron a una semifinal por primera vez desde la temporada de 1992, la última que jugó Larry Bird.

Los Sixers, que no pudieron convertirse en el séptimo equipo en conseguir ganar una serie de la fase final después de tener una desventaja inicial de 0-2, quedaron eliminados y no podrán estar de nuevo en las Finales que el año pasado disputaron y perdieron contra Los Lakers.

Allen Iverson fue el máximo encestador para los Sixers con 31 puntos, pero el resto de sus compañeros no le apoyaron al quedarse el equipo con sólo un 39,4 por ciento de acierto en los tiros de campo, mientras que los Celtics tuvieron un 54,1 por ciento y el 65,5 en los triples (19 de 29).

Mientras en el Fleet Center de Boston ya comenzaron a pensar en serio que la posibilidad de llegar a las Finales de la NBA comienza a ser algo real y de ahí que se escuchase el tradicional grito de "Beat L.A." de los viejos tiempos cuando los Celtics eran una dinastía indiscutible del baloncesto profesional.

Para la jornada de hoy, sábado, sólo está programado el primer partido de la eliminatoria de semifinales al mejor de siete que disputaran los Kings de Sacramento y los Mavericks de Dallas, con la ventaja de campo para el equipo californiano, que terminó la temporada regular con la mejor marca de la liga.