EMOLTV

NBA: O'Neal rescató a los Lakers

El pívot fue clave con sus 41 puntos y 17 rebotes en la victoria de Los Angeles por 106-102 sobre los Sacramento Kings, dejando todo el suspenso de la final de la Conferencia Oeste en un definitivo séptimo juego.

01 de Junio de 2002 | 04:26 | EFE
LOS ANGELES.- El triunfo de Los Angeles Lakers por 106-102 frente a los Sacramento Kings en el sexto partido de las finales de la Conferencia Oeste no estaba escrito, pero si anunciado, y más cuando el pívot Shaquille O’Neal tuvo su noche más inspirada para llevar la responsabilidad del equipo.

O’Neal fue una fuerza imparable bajo los aros, especialmente porque los árbitros no vieron ni sus hombros desplazando ilegalmente a los defensores, ni los más de tres segundos que permanecía dentro de la pintura y mucho menos los movimientos de pies, que también eran más de los permitidos.

El pívot estrella se sintió dueño del partido y los demostró con una producción de 41 puntos, 13 de 17 tiros de campo, y 17 rebotes para luego dejar que el escolta Kobe Bryant, también se exhibiese con algunos mates espectaculares y tirar 11 tiros perfectos desde la línea de personal.

Bryant, que dejó sangrando en el campo al base Mike Bibby con un codazo intencional, como demostraron las imágenes de televisión, también tuvo libertad de movimientos y de acción para conseguir 31 puntos y 11 rebotes.

"Somos los dobles campeones defensores y lucharemos hasta el final para estar de nuevo en las Finales y conseguir el tercer título consecutivo", declaró O’Neal.

Pero la historia será muy diferente el próximo domingo cuando en el séptimo y decisivo partido tengan de nuevo enfrente a los Kings, un equipo que juega mejor baloncesto de conjunto que los Lakers, y el ambiente de la ventaja de campo a su favor.

El Arco Arena será el escenario que se esperaba para el séptimo partido porque una vez que se haya definido el campeón en la Conferencia del Oeste, el duelo en las Finales con los Nets de New Jersey, que se proclamaron por primera vez en su historia en el Este, no tendrá ningún interés para los aficionados.

El próximo domingo para los profesionales que cubren el baloncesto de la NBA se decidirá en el Arco Arena al verdadero campeón de liga y se terminará el interés por el baloncesto profesional.

"Estamos listos para el gran reto y será un gran partido porque no habrá mañana", declaró Bryant. "La serie contra los Kings ha sido la más emocionante que he disputado como profesional".

Los Lakers anotaron los últimos ocho puntos desde la línea de personal para completar 34 de 40 tiros por sólo 25 para los Kings.

"Hay derrotas que son mucho más dignas que victorias nada claras", comentó Adelman. "Las estadísticas lo dicen todo lo que sucedió en el partido".

Los Lakers en los últimos cinco minutos del partido fueron seis veces a la línea de personal en siete posesiones de balón y ser la única manera de conseguir los puntos.

Los Kings, con 11.8 segundos pudieron haberse puesto por delante si los árbitros pitasen una falta de personal que hizo Bryant con codazo intencional a Bibby y lo hicieron a la inversa contra un jugador del equipo de Sacramento cuando el marcador estaba 103-102.

"Bryant me golpeó con el codo con intención de hacerme daño y lo podemos ver en las imágenes de televisión porque yo estaba parado y no sólo pasó por encima de mi sino que primero me golpeó", declaró Bibby.

Los jugadores de los Kings dijeron que lo que habían vivido en el Staples Center era lo "más cómico de su carrera profesional por no poner otro adjetivo más comprometedor".

El alero Chris Webber con 26 puntos y 13 rebotes lideró el ataque de los Kings, que también tuvieron el apoyo de Bibby con 23 tantos y tres asistencias, mientras que otros cuatro jugadores lograron 10 o más puntos, entre ellos el pívot serbio Vlade Divac, que con 2:56 fue expulsado con seis personales, logró 12 tantos y capturó 12 balones bajo los aros.

"Es mejor no hacer mayor comentario irnos tranquilos a Sacramento con la conciencia que hemos vuelto a demostrar nuestra superioridad en el campo y completar la misión en el séptimo partido", comentó Divac. "No tiene ningún sentido lamentarnos porque el marcador no se va a cambiar".

Los Lakers, que comenzaron el partido con Bryant en plan de figura e imparable, anotó nueve puntos para un parcial de 14-7, vieron como los Kings, sin hacer su mejor baloncesto con Webber se mantenían en el partido y se iban al descanso con la ventaja de cinco puntos (56-51) después que el pívot Vlade Divac con el pitido final logró un triple.

El tercero tuvo siempre a los Kings en control del juego, pero no de las decisiones de los árbitros que comenzaron a ser los grandes protagonistas al permitirle todo a O’Neal y nada a los Kings, que a pesar del problema de las personales de jugadores claves como Divac en la defensa del pívot estrella de los Lakers lo terminaron empatados a 71-71.

Cada vez que los Lakers empataban el marcador y se pusieron con cinco puntos de ventaja, Bibby y Doug Christie respondieron con canasta y triple para demostrar que querían luchar hasta el final por el triunfo.

El cuarto iba a ser otra demostración de dejar a O’Neal hacer todo lo que quería bajo el aro de los Kings para que los jugadores que lo marcaron Scott Pollard fuese expulsado con seis personales y Divac, que con siete minutos por jugarse ya tenía cinco para con menos de tres para concluir el partido también fue expulsado.

El llamado "Show Time" de los Lakers en el Staples Center esta vez tuvo a O’Neal de gran protagonista, a Bryant de actor secundario y a los árbitros de directores de la "victoria anunciada" que dejó en el aire al campeón del Oeste, que también lo será de liga.