EMOLTV

Lakers siguen mandando en las finales

Con una sólida actuación de la dupla O'Neal-Bryant, el quinteto de Los Angeles derrotó por 106-83 a los New Jersey Nets en el segundo partido de las finales de la NBA, donde los del Oeste lideran por 2-0.

08 de Junio de 2002 | 05:05 | EFE
LOS ANGELES.- La exhibición y paseo de Los Angeles Lakers con el pívot Shaquille O’Neal y Kobe Bryant de figuras continuó en el segundo partido de la eliminatoria de las Finales de la NBA al ganar por paliza de 106-83 a los New Jersery Nets.

Los Lakers, que luchan por conseguir el tercer título consecutivo de liga, no tuvieron ningún problema para lograr la victoria y ponerse con la ventaja de 2-0 en la serie que disputan al mejor de siete partidos con formato de 2-3-2.

El espectáculo deportivo que volvió a verse en el Staples Center no tuvo nada que ver con lo que siempre han sido unas Finales de la NBA porque en realidad en el campo sólo hubo un equipo, que no llegó para jugar sino para exhibirse ante un rival que no aportó nada ni individualidades ni mucho menos juego de conjunto.

"Hemos sido muy superiores porque desde el principio siempre impusimos el ritmo del partido y nunca lo perdimos", comentó Bryant. "Lo importante es que tenemos la ventaja de 2-0 y ahora podemos viajar tranquilos a Nueva Jersey".

La eliminatoria cambia de sede para dejar el Staples Center de Los Angeles y tener al Continental Airlines Arena, en East Rutherford (Nueva Jersey), como escenario el tercer partido que disputarán el próximo domingo.

O’Neal, como sucedió en el primer partido, fue la clave del triunfo de los Lakers al conseguir 40 puntos y 12 rebotes para romper por completo a la defensa de los Nets que siguieron sin tener respuesta a su poder físico y dominio bajo los aros durante los 41 minutos que estuvo en el campo.

El pívot estrella de los Lakers tuvo 14 canastas en 23 tiros de campo y 12 de 14 desde la línea de personal para confirmar que su asignatura pendiente, los tiros libres, en la fase final está teniendo sobresaliente.

"Siempre dije que cuando necesitase encestar los puntos desde la línea de personal lo iba a hacer y aquí está la prueba", comentó O’Neal. "Soy un profesional y persona de palabra".

Bryant aportó 24 puntos, ocho rebotes y tres asistencias, mientras que el base Derek Fisher logró 12 tantos, Rick Fox consiguió 10 y Robert Horry encestó nueve y capturó 10 balones bajo los aros.

Los Lakers lograron un 50,0 por ciento de acierto en los tiros de campo; el 56,3 en los triples y el 79,2 desde la línea de personal con 16 perdidas de balón y la ventaja máxima fue de 23 puntos, como sucedió en el primer partido.

"Hemos jugado en plan de campeones y sin ningún tipo de intimidación", declaró O’Neal. "Ahora con la ventaja de 2-0 espero ver tranquilo la pelea de boxeo entre Lennox Lewis y Mike Tyson".

Los Nets tuvieron al escolta Kerry Kittles como su máximo encestador con 23 puntos, pero la estrella del equipo Jason Kidd perdió el duelo individual con Bryant al quedarse con 17 tantos, nueve rebotes y siete asistencias.

"Jugamos con más complejo que en el primer partido y en la segunda parte los Lakers con O’Neal nos barrieron del campo", admitió el entrenador de los Nets, Byron Scott.

Los Nets concluyeron el partido con un 34,9 por ciento de acierto en los tiros de campo; el 27,3 en los triples y el 63,0 desde la línea de personal y perdieron 13 veces el balón para no estar nunca por delante en el marcador.

La primera parte ya no dejo ninguna duda de que nada había cambiado con relación al primer partido y la superioridad de los Lakers fue manifiesta con un O’Neal imparable, Bryant más efectivo en los tiros a canasta y una defensa de los Nets que no funcionaba.

O’Neal estableció de nuevo su posición debajo de los aros y nadie lo pudo mover para terminar los primeros 24 minutos con 23 puntos (10 de 13 tiros de campo), seis rebotes y dos asistencias.

Bryant lo apoyó con 11 puntos, 5 de 8 tiros de campo, tres rebotes y una asistencia para dejar al resto de los ocho jugadores que participaron los 15 tantos restantes.

"Desde el comienzo establecimos el ritmo del partido y ahí estuvo la clave de la victoria porque no hicimos nuestro mejor baloncesto, pero si cumplimos con el objetivo de no dejarnos sorprender", declaró Phil Jackson, entrenador de los Lakers.

Los dobles campeones de liga se fueron al descanso con un 55,3 por ciento de acierto en los tiros de campo; 25,0 en los triples y el 85,7 desde la línea de personal comparado con el 30,6; 0,0; y 72,2, respectivamente, de los Nets, que tuvieron a Kittles como su máximo encestador con 12 puntos.

El marcador parcial de 49-43 era completamente ficticio de lo que sucedía en el campo del Staples Center porque sólo hubo un equipo, los campeones de liga con O’Neal, que jugó algo al baloncesto e impuso el ritmo.

Pero no había llegado lo mejor del espectáculo circense en que se han convertido las Finales porque se dio en el tercer p%riodo cuando O’Neal dejo una vez más en evidencia a toda la defensa de los Nets y a su entrenador Byron Scott al colocar el marcador parcial en un 77-57, que hablaba por si sólo de lo que ocurría en el campo.

Jackson tuvo que sentar de nuevo a O’Neal porque ya tenía 36 puntos y ocho rebotes, mientras que los Nets seguían siendo todo menos un equipo campeón de la Conferencia del Este y aspirante al título de liga.

Nada cambió en el cuarto periodo y la imagen fue más humillante para los Nets cuando Bryant en menos de 30 segundos les hizo dos triples consecutivos para dejarlos aun más en evidencia de que a Los Angeles llegaron más en plan de turistas para ver el mundo de Hollywood que para luchar por un título de liga, en primero de su historia.

Alineaciones:

LA.Lakers (27+22+28+29): Brya.t (24), Fisher (12), O’Neal (40), Horry (9), Fox (10) -cinco inicial-, Walker (-), George (6), Shaw (5), Hunter (-), Madsen (-).

Nets (21+22+18+22): Kidd (17), Kittles (23), MacCulloch (2), Martin (6), Van Horn (9) -cinco inicial-, Williams (4), Harris (2), Jefferson (10), Johnson (4), Collins (6), Marshall (-), Scalabrine (-).

Incidencias: Segundo partido correspondiente a las Finales de la NBA por el título de campeones disputado en el Staples Center de Los Angeles ante 18.997 espectadores.