EMOLTV

Croacia aprovechó la mezquindad italiana

Luego de ponerse en ventaja, los italianos volvieron a bajar el ritmo del partido y dieron cuerda a un equipo croata que, al contrario de Ecuador, fue capaz de dar vuelta el partido.

08 de Junio de 2002 | 07:21 | EMOL
IBARAKI, Japón .- Las sorpresas y tropiezos de los favoritos a llevarse la Copa del Mundo son cada día más cotidianos en el lejano oriente, donde Francia, Argentina, Portugal y Alemania han sufrido pérdida de puntos importantes. Ahora se sumó Italia, que cayó sin apelación ante Croacia por 2-1.

Da la impresión de que los italianos juegan a media máquina. Al ver chispazos del talento de Totti y la contundencia de Vieri en ofensiva, el potencial del conjunto azul da como para levantar la copa por cuarta vez en su historia. Pero el ajustado triunfo sobre Ecuador, pese a la abismante diferencia entre ambos equipos, y ahora la caída ante Croacia, simplemente son difíciles de explicar.

Italia es mezquina, no da demasiado y no toma riesgos innecesarios en el papel, pero que en realidad sí son necesarios y fundamentales para arrimarse a la portería rival.

En el encuentro ante los croatas, pasaron 45 minutos con escasas acciones de gol y sólo los croatas tuvieron minutos de lucidez futbolística para crear peligro en la valla de Buffon. A los 25 minutos se produce una jugada clave, cuando el lesionado Alessandro Nesta abandona el campo y es sustituído por Materazzi, quien resultó ser parcialmente responsable en las dos conquistas croatas.

En la segunda etapa, algunos brillos prendieron a Italia en el primer cuarto de hora y ya a los 4 minutos del complemento, Vieri mecía la red croata con un remate de cabeza, aunque el juez británico Poll lo anuló por posición de adelanto de Totti.

La revancha del "Toro" llegó a los 55', cuando un nuevo testazo remeció la red luego de un preciso centro de Christiano Doni, dejando al portero Pletikosa sin nada que hacer. Era un 1-0 que premiaba el entusiasmo italiano en los primeros minutos después del descanso, pero que de ninguna manera se justificaba con todo lo acontecido en el partido.

Después del tanto de la ventaja, Italia nuevamente fue mezquina. Dejó jugar y apostó a los pelotazos de Totti en busca de Vieri, una medida que finalmente le costó cara, ya que Croacia se fue agrandado hasta ponerse a su altura, medible con la misma vara que se midió al conjunto croata que hace cuatro años fue semifinalista en Francia '98.

A los 72' se comenzó a formar la recuperación croata, cuando Ivica Olic anotó la paridad en una jugada insólita para una defensa italiana que siempre ha destacado por su solidez. Un centro de Jarni por la izquierda no tuvo respuesta de la zaga azzura más que miradas, mientras que Olic se anticipó a todos y con un toque suave marcó el 1-1.

Apenas dos minutos más tarde, Rapaijc estuvo a un metro de anotar el 2-1 luego de un cruce de Boksic, pero el destino le dio a Italia una segunda oportunidad. A los 76', Rapaijc se rehace con un tiro elevado por sobre Buffon, para anotar el 2-1 final.

En los últimos minutos apareció Italia, cuando ya era tarde. Un equipo asfixiante, de buen juego colectivo y ritmo intrépido, que incluso logró un empate a primera vista legítimo, cuando ya en los descuentos Filippo Inzaghi marcó el 2-2, un tanto que fue nuevamente anulado por el juez Poll, esta vez en una sanción más discutible.

Los reclamos italianos tras el pitazo final fueron en vano, intentando justificar una derrota que ellos mismos escribieron y que Croacia tan sólo debió firmar con veinte minutos de gran fútbol, y que pone a tres equipos (Italia, Croacia y México) peleándose dos cupos en el Grupo G, cuya última fecha será fatal.