EMOLTV

LA Lakers van por la barrida ante Nets

El conjunto angelino busca terminar este miércoles con el duelo final ante los Nets de Nueva Jersey, y eso gatillaría un 4-0 expresivo. Además, representaría apenas la séptima "barrida" en las finales de la NBA.

12 de Junio de 2002 | 11:22 | Associated Press y EFE
EAST RUTHERFORD, Nueva Jersey.— Shaquille O’Neal recuerda todavía la noche en que el autobús de su equipo era golpeado con escobas por los aficionados de Houston, que celebraban así la ocasión más reciente en que se presentó una barrida en una serie final de la NBA.

El centro estelar, que jugaba entonces para la Magic de Orlando, considera que ese fue el peor momento de su carrera. Sin embargo, con los Lakers, O’Neal tiene ahora la oportunidad de barrer a los Nets de Nueva Jersey, en el duelo previsto para esta noche.

Los Lakers tienen una ventaja de 3-0 sobre los Nets en la serie pactada a cuatro triunfos. Una victoria de Los Angeles representaría apenas la séptima barrida en la historia de las finales.

El martes, O’Neal se negó a adelantar vísperas sobre la inminente barrida. "No me gusta usar esa palabra, porque es como de mala suerte", dijo. "No soy de los que cuentan los pollos antes que salgan del cascarón".

Pero seguramente O’Neal estaría deseoso de revertir la peor noche de su carrera en el básquetbol. O’Neal recuerda que al autobús de Orlando le llevó dos horas llegar del estadio en Houston al hotel, sorteando el mar de aficionados que golpeaba el vehículo con las escobas.

"Ellos golpeaban los autobuses con las escobas y lanzaban piedras y ocasionaban disturbios", dijo. "Yo estaba sentado ahí y sólo lloraba, mirando hacia fuera. Ellos se reían de mí".

O’Neal asegura que sólo ha llorado cuatro veces en su vida, la primera ocasión que su padre lo golpeó, cuando sus dos abuelas murieron y en las finales de 1995.

"Fue un momento duro. Me dije a mí mismo: Si alguna vez tengo la oportunidad de llegar a las finales de nuevo, no abandonaré a mis compañeros. Haré que mi presencia se note, tenemos que ganar".

Su compañero Kobe Bryant dijo que O’Neal le ha relatado muchas veces aquella noche en Houston, pidiéndole al equipo que nunca permita que le ocurra lo mismo. "Dijo que era muy doloroso ser barrido en las finales de la NBA... Así que sería bueno devolver el favor", añadió Bryant.

Brian Shaw y Robert Horry no necesitan recordatorio. Shaw, quien jugaba con Orlando, iba en el autobús, mientras que Horry, entonces con los Rockets, celebraba la victoria.

Al igual que O’Neal, Shaw quisiera que Nueva Jersey fuera el más reciente equipo barrido en las finales. "Ello ayudaría a redimirnos un poco de aquella situación. Sé que eso ha ayudado a motivarnos para mejorar hasta este punto", dijo.

Los Nets aún sueñan con el triunfo del honor
No obstante, la gran aspiración para los Nets en su primera participación en unas finales de la NBA no está puesta en conseguir el título de liga sino en evitar la barrida y lograr al menos el triunfo del honor frente a Los Angeles Lakers.

Aunque no quieren tirar la toalla, los jugadores de los Nets admitieron ayer después del entrenamiento que su mejor opción para conseguir la victoria la tuvieron el pasado domingo, pero al final los Lakes con canasta decisiva de Bryant en los últimos segundos se impusieron por 106-103.

"Luchamos al máximo, hicimos mejor defensa y jugamos bien en el ataque pero al final, los Lakers siempre consiguieron los puntos decisivos", declaró a EFE Jason Kidd, la estrella de los Nets. "La derrota está asimilada y ahora debemos pensar de manera positiva para el cuarto partido, que necesitamos ganar si queremos seguir en la competición".

Kidd admitió que los Lakers tendrán de nuevo todo a su favor, con el pívot Shaquille O’Neal como el factor que hasta ahora ha permitido a su equipo la ventaja de 3-0 y además sin sentir ningún tipo de presión. Ni la del honor.