EMOLTV

Comentario Brasil 2 - Bélgica 0. La samba sigue de moda

Fue un partido muy difícil para los sudamericanos que tuvieron que batallar más de lo esperado para derrotar a los belgas. Al final los goles de Rivaldo y Ronaldo le dieron el pase a la siguiente ronda donde enfrentarán a Inglaterra.

17 de Junio de 2002 | 09:28 | Christian Ayala. EMOL
Los belgas lo habían hecho todo bien. Habían marcado con fiereza y a la vez con clase para anular a la constelación de astros brasileños. Habían llegado con mayor peligro al arco rival con las incisivas llegadas de Mpenza y Vanderhaeghe, que con velocidad y un poco de habilidad complicaron en demasía a la torpe y descoordinada defensa sudamericana. Y como si fuera poco, a los 36 del primer tiempo, el árbitro jamaiquino, Peter Prendergast, les anuló un gol legítimo presuntamente porque Wilmots se habría apoyado sobre Roque Junior antes de conectar un furibundo cabezazo que derrotó a Marcos. Sin duda será una nueva polémica.

Sí, los belgas lo habían hecho todo bien y muchos ya pensaban que la maldición de los favoritos caería esta vez sobre el imbatible Brasil. Sin embargo, bastó sólo un mísero descuido en la última línea belga, para que Rivaldo a los 67’, con espacio para maniobrar tras un centro desde la derecha de Ronaldinho que no pudo despejar la defensa roja, bajara el balón con su pecho y apuntara su zurda maravillosa para despacharse un remate de antología que derrotó sin compasión al arquero De Vlieger, terminando así con todas las dudas y encumbrando al scratch nuevamente a la categoría de gigante.

Es seguramente la diferencia de categoría entre ambas escuadras, ya que de otra manera no se puede explicar que Bélgica terminara perdiendo a pesar de que realizó un excelente partido, con personalidad, con buen fútbol y mucha fuerza, pero sin la magia que tiene Brasil, esa que puede estar apagada durante todo el partido, pero basta que uno de los astros decida frotar la lámpara para que todo cambie.

Así, faltaba que apareciera el más grande: Ronaldo, que había estado ausente durante todo el encuentro, principalmente porque la marcación del rival había sido asfixiante. Pero, tras el 1 a 0, los belgas salieron a buscar el empate a como de lugar, dejando grandes espacios en el fondo. Demasiado atrevimiento frente a Brasil y frente a Ronaldo que aprovechó a los 87’ un centro de Kleberson, y con un remate suave y bajo venció nuevamente De Vlieger, aunque esta vez con algo de complicidad del portero que se le coló el balón por entre las piernas. La clasificación ya estaba lista.

Pero más allá de lo angustioso de la victoria y de lo importante que significa que un equipo sudamericano pase de ronda, quedan muchas dudas del real peso de este equipo brasileño.

Esta vez, frente a Bélgica, fue la primera que el scratch enfrentó a un equipo de mayor peso durante todo este Mundial y la verdad es que se vio muy complicado, demasiado. El equipo está partido en dos. Por una parte un mediocampo y delantera con una gran jerarquía y con astros que en cualquier minuto pueden definir un partido. Por otra, una última línea desastrosa, con problemas de ubicación, que no tiene anticipación y lo que es peor ni siquiera se imponen por fuerza. Afortunadamente, y a pesar de lo que opinan muchos gurús de las comunicaciones, el arquero Marcos es uno de los mejores porteros del torneo y gracias a sus notables tapadas y excelente ubicación, corrige todos los errores de su defensa, dándole una solidez al puesto de arquero que a Brasil por historia le ha costado llenar de forma satisfactoria.

Ahora viene lo de verdad, lo realmente en serio. Porque el rival de cuartos de final será Inglaterra, un cuadro que defensivamente es sólido y en delantera tiene a Owen que, sin duda, será un nuevo dolor de cabeza para los defensores brasileños. No hay dudas...ese será el gran partido de esta copa y Brasil tendrá el gran peso de correr una vez más con el cártel de favorito..ese que tanto ha pesado en este Mundial.