EMOLTV

La UC cumplió su promesa

Una goleada inapelable por 4-0 sobre Rangers coronó a los cruzados campeones del Torneo Apertura -su octava estrella-, dándole razón al favoritismo que los acompañó desde el primer partido del campeonato.

30 de Junio de 2002 | 18:18 | Felipe Vásquez, EMOL
SANTIAGO.- La Universidad Católica, el equipo que a principio de temporada era el más claro candidato a llevarse el título, confirmó con un triunfo rotundo por 4-0 sobre Rangers su octava estrella nacional, la primera conseguida en el césped de San Carlos de Apoquindo.

El Torneo Apertura tuvo un dueño claro, un cuadro que fue más regular que otros que también tuvieron méritos suficientes, como lo fue el Colo Colo que jugó con los trozos que quedaron de su quiebra. Pero en las instancias finales, la UC se impuso. Manejó los partidos cuando debía hacerlo y liquidó en los momentos clave, como lo fue en la última jornada ante Rangers.

Los talquinos, que respaldaron su gran campaña con un increíble rendimiento en casa, nunca demostraron ser un cuadro sólido fuera del estadio Fiscal, con la sola excepción de su empate en el Monumental. El cuadro dirigido por Oscar Del Solar, en todo caso, se consolidó lejos como la más grata sorpresa del campeonato, cuando a principios de año ni siquiera se le contaba entre los clasificados a los playoffs.

El empate conseguido en Talca fue clave para la UC, que jugó con mayor tranquilidad acompañado por unos 15 mil hinchas cruzados y no se aceleró en conseguir los tantos. El gran mérito de esta oncena cruzada es que acabó con su estigma de equipo "segundón", del que tropieza a metros de la meta. Esta vez el conjunto de Olmos demostró tener garra y fuerza mental para sobreponerse a momentos difíciles, como fue el emocionante empate 3-3 con la "U" en el Nacional.

Arturo Norambuena, segundos antes del silbido que acabó la primera etapa, marcó la primera cifra ante Rangers luego de recibir un inteligente pivoteo de Mauricio Segovia. Con sólo Peric al frente, un toque le bastó al goleador de la UC para marcar el 1-0.

Pero la cuerda no se le cortó con el descanso al "ingeniero", pues apenas unos segundos después del reinicio, anotó el 2-0 con otra definición simple, tras un ajustado centro de Jorge Campos, un demonio para Rangers por la banda izquierda.

Las escasas llegadas rojinegras durante el segundo tiempo contrastaron con el dominio de la UC, que se tranquilizó con la ventaja para manejar el partido a su antojo. A los 62', el incansable Campos volvió a trepar por la línea lateral zurda y movió al medio del área, donde Daniel Pérez, cambiándole el palo a Peric, marcó el 3-0 que volvió a hacer brotar el grito de gol en San Carlos.

Diez minutos más tarde, un desborde del animado Eduardo Arancibia -ingresó en la segunda etapa- derivó en un centro al segundo poste, el pivoteo de Norambuena y el testazo de Mirosevic muy cerca de la línea de gol para el 4-0 final, la goleada que liquidó a un Rangers que no entendía cómo su fuerte esquema defensivo no funcionaba.

El pitazo final casi no se escuchó entre la celebración de la parcialidad cruzada, cuyo grito de campeón se mantuvo guardado desde hace cinco años, cuando ganaron el Apertura '97. Ahora el eco se escucha en la precordillera, algo inédito en el palmarés de la UC, que sólo había dado la vuelta olímpica en canchas ajenas. Esta vez la historia fue distinta. En su casa. Con su gente.

Especial UC campeón