EMOLTV

Armstrong se queda sin rivales en el Tour de Francia

El líder del equipo US Postal fue el primero en mostrar su preocupación por la aparente falta de contrincantes de fuerza este año, y gran parte del interés de la carrera residirá en él. Pantani, Simoni y Ullrich son algunos de los pedaleros de élite que estarán ausentes en la tradicional carrera.

04 de Julio de 2002 | 11:15 | Reuters
PARIS.- Una cuarta victoria del ciclista Lance Armstrong en el Tour de Francia sería una extraordinaria fiesta deportiva, pero por desgracia para el estadounidense, su triunfo podría verse disminuido por la ausencia de sus principales rivales.

El líder del equipo US Postal fue el primero en mostrar su preocupación por la aparente falta de contrincantes de fuerza este año, y gran parte del interés de la carrera residirá en él.

Sin la presencia de los hombres que le han derrotado en el pasado y sin los ciclistas que se supone pueden ser futuras amenazas, el corredor tejano estará más expuesto que nunca en la carrera, que comienza el sábado en Luxemburgo.

Para Armstrong, un defensor a ultranza del deporte y agudo observador de sus altibajos, la larga lista de ausencias es una pena, ya que refleja los distintos aspectos de la crisis que ha sacudido el ciclismo en los últimos años.

Los casos de dopaje han cobrado su precio. Por ejemplo, el italiano Marco Pantani, ganador del Tour en 1998 y cuyo equipo, el Mercatone Uno, fue excluido de la carrera de este año por la falta de resultados, está suspendido por dopaje.

"El Pirata", que luchó contra Armstrong en las altas montañas en la carrera de 2000 antes de abandonar, fue sancionado recientemente a ocho meses por usar insulina. Pantani reclamó su inocencia, pero su carrera se ha visto salpicada de escándalos desde que ganó el Tour, en 1998.

Su victoria aquel año se vio eclipsada por el mayor escándalo de dopaje en la historia del Tour, al ser expulsado el equipo Festina por completo.

Sin embargo, el italiano tuvo sus propios problemas poco después, tras ser expulsado del Giro de Italia en 1999 cuando era líder tras no pasar un análisis de hematocritos.

Desde entonces, otros dos líderes del Giro se han visto forzados a abandonar por casos de dopaje: Dario Frigo en 2001 y Stefano Garzelli este año.

Presión por la clasificación
El ganador del Giro de Italia del año pasado, Gilberto Simoni, también abandonó la vuelta a Italia tras dar positivo por cocaína. Como resultado, los organizadores del Tour impidieron a su equipo, el Saeco, que participara en la prueba francesa.

Otro de los principales rivales de Armstrong en los últimos años es el alemán Jan Ullrich, quien acabó segundo en tres ocasiones, en 1998, 2000 y 2001. El ganador de la edición de 1997 y actual campeón olímpico en carretera se perderá el Tour primero por una lesión en una rodilla, además de un positivo esta semana con anfeteminas.

Su ausencia refleja, a los ojos de algunos expertos ciclistas, una de las grandes pérdidas para el ciclismo. Con un título del Tour, una victoria en la Vuelta, una medalla de oro olímpica y un título mundial de contrarreloj, el palmarés de Ullrich es excelente, pero bastante por debajo de lo que se esperaba de él hace cinco años.

Probablemente el ciclista con más talento natural, Ullrich ha sido acusado de no entrenar lo suficiente e ir mucho de fiesta. Un reciente incidente, el 1 de mayo, acusado de conducir borracho llevó al ciclista del equipo Telekom a perder su licencia de manejar durante un año, algo que empeoró la imagen del alemán.

Otros ciclistas de primer orden también se perderán el Tour porque sus equipos no se clasificaron para la carrera. El velocista Mario Cipollini, ganador de 12 etapas en los últimos años, se quedó fuera, al igual que Pantani.

También el suizo Alex Zülle, en su mejor forma en la reciente Vuelta a Suiza, verá el Tour por televisión, pese a sus segundos puestos en 1995 y 1999.