EMOLTV

Internan en una clínica siquiátrica a brasileño Jardel

El delantero trata de superar problemas relacionados con su reciente separación matrimonial de la modelo brasileña Karen Ribero, que permanece en su país con los dos hijos de la pareja, y los problemas profesionales por su deseo de salir del Sporting de Lisboa.

09 de Agosto de 2002 | 11:04 | EFE
LISBOA.- El delantero brasileño Mario Jardel está internado en una clínica lisboeta por una fuerte depresión que le mantendrá lejos de los campos al menos 15 días más, según el informe psiquiátrico presentado hoy al Sporting, club en el que milita el jugador.

El goleador brasileño se somete hace dos semanas a diversos tratamientos médicos y, aunque la recomendación de los especialistas fue desde el principio internarlo en un centro, no se tomó la decisión final hasta hace tres días, a la vista de la evolución del jugador.

Entre las causas de los problemas psicológicos de Jardel se citan su reciente separación matrimonial de la modelo brasileña Karen Ribero, que permanece en su país con los dos hijos de la pareja, y los problemas profesionales por su deseo de salir del Sporting.

Mario Jardel convocó por sorpresa y sin conocimiento de su club una rueda de prensa el pasado 26 de julio, dos días después de regresar de Brasil de vacaciones, y pidió que "por razones humanitarias" se le permitiese marcharse de Portugal donde le resulta imposible jugar.

El anunció cayó como un jarro de agua fría sobre los directivos del Sporting y la afición, pero permitió que Jardel no siguiese a sus compañeros hasta el balneario español de La Toja, donde se concentraron, y el técnico rumano del club, Laszlo Boloni, sugirió que ya no cuenta con el futbolista.

Pero el Sporting parece esperar que Jardel se recupere y pueda volver al equipo con que el año pasado ganó la Liga y la Copa de Portugal y en el que se proclamó máximo goleador europeo.

Por eso ha inscrito a Jardel entre los jugadores con los que quiere disputar las competiciones europeas, mientras que personas cercanas al brasileño no se arriesgan a asegurar que éste vaya a seguir su carrera en el Sporting o probar suerte en otros clubes, entre los que citan el Barcelona.

Fuentes del mundo deportivo portugués insinúan que la "baja psiquiátrica" del brasileño es una táctica del jugador y de su representante, José Veiga, para facilitar su salida hacia otro club.

Entre estos argumentos figuran los intentos desde mediados de la pasada temporada, del jugador por mejorar su situación económica en el club, al que llegó a proponer comprar el 60 por ciento de su pase, pero el Sporting sólo admitió negociar el 30 por ciento, lo que el brasileño no aceptó.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo