EMOLTV

US Open define a sus cabezas de serie

Tras las nómina entregada por la organización del último Grand Slam del año, donde los chilenos Marcelo Ríos y Fernando González aparecen en los puestos 22 y 28, esta tarde se conocerán los rivales en primera ronda.

21 de Agosto de 2002 | 10:15 | EFE
NUEVA YORK.- El tenis español y argentino tendrán a cinco representantes entre los 16 primeros cabezas de serie que participarán a partir del próximo lunes en el Abierto de Estados Unidos, el último torneo de los cuatro del Grand Slam.

El español Ferrero saldrá como séptimo clasificado, seguido de sus compatriotas Albert Costa, ganador del Roland Garros, y Carlos Moyá, que será el noveno.

Las grandes revelaciones de la temporada, los argentinos Guillermo Cañas y David Nalbandían, saldrán como decimoquinto y decimosexto cabezas de serie, respectivamente.

El barcelonés Alex Corretja ocupará el puesto número 18 en la lista de los 32 cabezas de serie, detrás del estadounidense Pete Sampras, que no estará por primera vez entre los 10 mejores, desde 1990, cuando ganó el primer título de los cuatro que tiene en su poder.

Los argentinos Gastán Gaudio y Juan Ignacio Chela ocuparon los puestos 21 y 26, respectivamente, en la lista de los 32 mejores clasificados.

Los chilenos Marcelo Ríos y Fernando González saldrán como números 22 y 28, respectivamente, mientras que el ecuatoriano Nicolás Lapentti lo hará como vigésimo séptimo cabeza de serie y el español Tommy Robredo será el trigésimo primero.

Como se esperaba el australiano Lleyton Hewitt, campeón defensor, fue elegido como primer cabeza de serie, dentro del cuadro masculino, seguido por el ruso Marat Safin y por el alemán Tommy Haas. El ruso Yevgeny Kafelnikov, el británico Tim Henman y el estadounidense Andre Agassi, ex campeón del Abierto, ocuparán las siguientes plazas.

La gran ausencia entre los cabezas de serie es el brasileño Gustavo Kuerten, que el año pasado llegó como uno de los grandes favoritos, pero que este año no ha podido alcanzar su mejor nivel de juego por culpa de las lesiones.

El cuadro femenino lo encabezan las hermanas Williams

Dentro de la competición femenina, la española Arantxa Sánchez Vicario ocupa el puesto número 22 en el cuadro de las 32 mejores y la argentina Paola Suárez figura en el último lugar para cerrar el cuadro de honor.

Sin embargo, las grandes atracciones para el público neoyorquino volverán a ser el esperado y deseado duelo de las hermanas Serena y Venus Williams, que saldrán como primera y segunda cabezas de serie, respectivamente.

Serena, la menor de las hermanas Williams, buscará su tercer título de Grand Slam consecutivo, mientras que Venus tratará de conseguir su tercer título consecutivo del Abierto de Estados Unidos, pero ambas sólo se podrán enfrentar si llegan a la final.

Las hermanas Williams llegan al último torneo Grand Slam como dominadoras absolutas de la competición del tenis mundial después de haber enfrentado en tres de los últimos cuatro grandes campeonatos con Serena ganando el Roland Garros y Wimbledon.

Serena, la número uno del mundo después de ganar en la final de Wimbledon a su hermana Venus, tiene la oportunidad de convertirse en la primera tenista en conseguir tres títulos de Grand Slam en una misma temporada desde que lo hizo en 1997 la suiza Martina Hingis.

El tenis femenino estadounidense también ocupará el tercero y cuarto puesto de las cabezas de serie con Jennifer Capriati y Lindsay Davenport, respectivamente, algo que no ocurría desde 1983 cuando Martina Navratilova, Chris Evert Lloyd, Andrea Jaeger, Tracy Austin y Pam Shriver salieron como las cinco primeras cabezas de serie.

La yugoslava Jelena Dokic será la quinta cabeza de serie, seguida por la estadounidense Monica Seles, las holandesas Kim Clijsters y Justine Henin, Hingis y la francesa Amelie Mauresmo.

Hingis, que durante los últimos cinco años llegó al Abierto como primera clasificada, esta vez va a participar por invitación después de haber estado fuera de la competición desde el pasado mes de mayo mientras se recuperaba de varias operaciones a que fue sometida para corregirle lesiones en la rodilla y tobillo.

La ex campeona suiza regresó a la competición del circuito profesional la pasada semana para disputar el torneo de Montreal y todavía no ha logrado su mejor momento de forma, lo mismo que le sucede a Davenport, la ganadora en 1998 del Abierto de Estados Unidos.
Recomendados Emol
Revisa el análisis de David Bravo sobre la última cifra de desempleo