EMOLTV

La final de la Copa Davis se jugará en tierra batida

La elección de la pista en la que Francia defenderá su título frente a Rusia ha suscitado un gran debate en el equipo capitaneado por Guy Forget, en el que había defensores de la tierra batida y otros partidarios de jugar en una superficie semi-rápida.

27 de Septiembre de 2002 | 08:07 | EFE
PARIS.- La final de la Copa Davis, que enfrentará a Francia y Rusia entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre en París, se disputará en tierra batida, anunció hoy el presidente de la Federación francesa de tenis, Christian Bimes.

La final tendrá lugar en el Palacio Omnisport de Bercy, una pista cubierta que será habilitada para la ocasión, precisó Bimes.

La elección de la pista en la que Francia defenderá su título frente a Rusia ha suscitado un gran debate en el equipo capitaneado por Guy Forget, en el que había defensores de la tierra batida y otros partidarios de jugar en una superficie semi-rápida.

Los más destacados miembros de la escuadra francesa, capitaneados por su número uno, Sébastien Grosjean, apostaron por recibir a los rusos sobre tierra batida, una pista en la que otros jugadores galos, como Nicolas Escudé, ven muy limitadas sus características de juego.

La apuesta final por la tierra batida supone depositar gran parte de las opciones francesas en esta competición sobre las espaldas de Grosjean, un jugador que se defiende muy bien en esta superficie y que conoce la pista de Bercy, en la que el año pasado ganó el Abierto de París.

Escudé, que fue el héroe de la final del año pasado en la que Francia ganó a Australia en Melbourne, sobre hierba, no es un gran jugador de tierra batida, por lo que podría ser apartado del equipo al igual que sucedió en la semifinal contra Estados Unidos, que se disputó el pasado fin de semana en Ronald Garros.

La elección de la superficie ocre se ha impuesto más por las debilidades de los dos principales jugadores rusos, Yevgeny Kafelnikov y Marat Safin, que por la fortaleza francesa.

Kafelnikov ganó Roland Garros en 1996, pero desde 1998 su balance sobre tierra batida es mediocre: 45 victorias y 50 derrotas.

El ruso fue finalista del Abierto de París en Bercy en 1996 y el año pasado, cuando fue derrotado por Grosjean.

Safin, que ha demostrado su calidad en esta superficie en esta temporada, en la que llegó a la final de torneo de Hamburgo, deberá hacer un duro trabajo para adaptarse a la tierra batida.

El tenista disputará entre el 11 y el 17 de noviembre el Masters de Shangai en otras condiciones, por lo que apenas tendrá diez días para adaptarse a la tierra batida.

Safin, sin embargo, conoce bien la pista de Bercy, en la que en 2000 ganó el Abierto de París y otra fue finalista.